miércoles, 19 de noviembre de 2008

Las Murgas de Villa Fiorito

Contribución de Pipé para Dale Murga

video

jueves, 13 de noviembre de 2008


LINAJES MURGUEROS BONAERENSES

Por Pupita La Mocuda y Fernando "Chipi" Marín


"...Esta murga se formó
Un día que llovía
Y por eso le hemos puesto
Matapulga y Companía..."



La Herencia Inestable. Tati y Los Trovadores del Barrio Picaflor de Junín.

Por Pupita La Mocuda





Al enlazar en el año 2007 esta fotografía de su abuelo Tati – posando junto a dos de sus cinco hermanos, Vicente y Roberto, ambos menores que él, todos vistiendo trajes murgueros – al entramado colectivo denominado "De ese Sugerente Color Sepia..." MURGAS Y CARNAVALES EN LA ARGENTINA DE AYER publicado en Dale Murga, Fernando Marín, Chipi, instalaba, a su vez, la inquietud de conocer más, de ahondar en las coordenadas que hubieron de dar nacimiento a esa imagen, en su particular y única forma de contar historia y de ser y entretejer memoria. Establecía el deseo, en fin, de oir su voz.[i]


Es así como en esta entrevista a cargo del propio Chipi, Mario Berardino, el Tati que conocimos a través de esa antigua imagen, en compañía de su hija Alicia y de sus nietos Kiara (quien será la que empuñe la cámara) y Lautaro,
[ii] dejará que aparezcan ante nosotros aquellos carnavales de su infancia y adolescencia, aquellas murgas de las que formara parte en durante la década de 1930 junto a familiares y amigos. Nacido en 1922, Tati recuperará estampas de su Junín natal, el que dejara en 1940 para irse a vivir al pleno cemento de la calle Talcahuano en la Ciudad de Buenos Aires y más tarde a Laboulaye, Córdoba, donde actualmente reside desde hace más de veinte años.

Esas primera décadas son años de expansión de la producción artística, literaria e intelectual en la Argentina y momento en que se instalan preocupaciones críticas, aún con opiniones diversas o encontradas, respecto de la dirección cultural de la generación que hubo de hacer suya la consigna de “orden y progreso” y del liberalismo en su versión positivista.
[ii] Podría decirse que la cultura de masas que emerge intenta quebrar la homogeneidad del sistema diseñado y legitimado por las clases altas. Comienza a establecerse el trípode de la cultura popular – cine, tango, sainete – que, desde los escenarios del espectáculo artístico, identificará a vastos sectores de una nación que no puede ocultar sus tensiones ideológicas.[iv]


En continuo crecimiento económico y cultural, el poblado de Junín es declarado ciudad en el año 1906. Pero incluso antes de este nombramiento pueden encontrarse noticias de sus celebraciones populares.
[v] En efecto, el día 4 de febrero de 1899, por ejemplo, se decide comprar en Buenos Aires, los faroles chinescos para la iluminación de la plaza durante las noches del carnaval que se acerca. Ese año, el corso de carnaval se realiza en la calle Belgrano, desde la calle 25 de mayo hasta la plaza. Durante la celebración pierden la vida tres jóvenes (Fermín Giménez, Braulio P. Videla y José Domingo Moreno, este último secretario de la Municipalidad).





El Comisionado Municipal, Esteban V. Cichero, en una carta dirigida al Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Dr. Bernardo de Irigoyen, le manifiesta: “Los acontecimientos luctuosos desarrollados en la localidad en la noche del 14 de febrero, hicieron prever que traería como consecuencia la resistencia sistemática a mis iniciativas de carácter administrativo, por la profunda efervescencia que produjeron en el espíritu de determinadas agrupaciones, desde que ese lamentable suceso tuvo su origen en antagonismos derivados de la exaltación política.”

Al giro del siglo, en el año 1900, en el diario El Progreso dirigido por Santiago Dulbecco, puede leerse la siguiente crónica: “…El carnaval, este año, se ha circunscripto al corso. Fuera de las cuatro calles que limitan la plaza, Momo no ha sido festejado ni con jarros de agua, ni con globos, como los anteriores años. La gran actividad desplegada por la Comisión del Corso, ha hecho que éste resultara espléndido y que reinara una animación digna de asombro. Durante los tres días de carnaval, la banda que dirige el Sr. José Lusi, nos hizo oír su variado y bonito repertorio, contribuyendo esto, a que la animación no decayera ni un momento...” Unos años más tarde, en marzo de 1909 se funda la Sociedad Recreativa, Coral y Musical “Unión Argentina”, de destacada actuación en los festejos carnavalescos de la época.




Fotografía de Eva Perón (la más pequeña a la derecha) junto a tres de sus hermanos durante los carnavales de 1921 en Los Toldos. Imagen bajo Ley 11723, art. 34




En junio del año 1918 en el Bar Rivadavia ubicado frente a la plaza principal, se inauguran las funciones cinematográficas y en el mes de agosto de 1920 se presenta en el Teatro Italiano de la calle Rivadavia – fundado en 1903 – la Compañía de Dramas y Comedias dirigida por José Podestá con La Piedra del Escándalo del poeta argentino Martín Coronado. Durante 1929 en la sala del antiguo Palace Theatre se presenta el dúo Magaldi - Noda con el acompañamiento de los guitarristas Centeno y Epumer.




Imagen de folleto de mano del film Amor Pagano. Fuente: todocoleccion.net





En abril de 1930 llega al cine Víctor Hugo ubicado en la calle Rivadavia Amor Pagano interpretada por el actor Ramón Novarro, la primera película sonora. Ese mismo año, Eva Duarte, Evita - nacida el 7 de mayo de 1919 en la estancia La Unión, a pocos kilómetros del pueblo Los Toldos, – se traslada a Junín junto a su madre y sus cuatro hermanos. Vive en la calle Roque Vázquez Número 86 hasta 1935. En Junín finaliza sus estudios primarios y allí es donde por primera vez actúa en una obra teatral: ¡Arriba Estudiantes! [vi]






En diciembre de 1932 debuta en la esquina formada por las calles 12 de Octubre y Ramón Falcón, el Circo Giannastasio, primer circo juninense mientras que al año siguiente se presenta por última vez en Junín Carlos Gardel con el acompañamiento de sus guitarristas Horacio Pettorossi, Guillermo Barbieri, Julio Vivas y Domingo Riverol en el Cine Teatro Crystal Palace. Es justamente en esta sala donde en el año 1936 comienzan a realizarse los bailes de carnaval animados por la orquesta típica dirigida por el pianista Alejandro Acevedo. En 1937 visita Junín el señor Guillermo Larregui conocido como El Vasco de la Carretilla. Lleva a cabo un original raid que trata de unir Santa Cruz – Buenos Aires con una carretilla cargada con cien kilogramos.

Imagen del anuncio de la primera actuación de Carlos Gardel en el Crystal Palace, publicado en la edición de "La verdad" del 18 de enero de 1930. Fuente: rosilia.com.ar


Es así entonces, como mediante esta última puntada actual, Tati va a continuar el pespunte iniciado tantas décadas atrás proporcionando sentido, arrojando luz sobre sus vivencias y experiencias, aportando cronologías y visibilizando genealogía murguera tanto a nivel colectivo como familiar, arrimando precisiones sobre prácticas, saberes y representaciones.

Esta manera particular de hacer historia desde lo pequeño, lo anónimo, permite, por un lado, el registro de la identidad silenciada, suprimida o simplemente olvidada por subalterna, por no oficial, mientras que, por otro, abre la posibilidad de pensar la tradición como una herencia no por tal acumulable sino radicalmente ambigua en su valor, en permanente disputa por su apropiación, reinterpretada y reinterpretable, atravesada y sacudida por cambios, en conflicto permanente con las inercias de cada época. La memoria que se hace cargo de la tradición vista desde esta perspectiva no es la que nos traslada a un tiempo inmóvil sino la que hace presente un pasado que desestabiliza.


Notas:

[1] Fernando Marín elige presentarse así: “…Salí en primer término en Los Chiflados de Almagro, luego saqué la murga Los Desfachatados del Bajo Belgrano por algunos años, seguí en Los Inquietos de Monte Castro y luego en Los Cachafaces de Colegiales..." En ese momento contaba: "…Se llama Tati y tuve el placer de que saliera un carnaval conmigo cuando sacaba a los Desfachatados del Bajo Belgrano (2002, 2003, 2004 y 2005). Ahora tiene ochenta y cuatro pirulos y si le insisto un poquito... ¡Hasta capaz que sale con Los Inquietos! Allí está con sus compañeros luciendo los trajecitos de su murga de tachín - tachín, "Los Habitantes de la Luna" ¡Me resulta tan gracioso el nombre! A veces me canta las canciones, onda como las cantaba Nariz..." Ver:
http://dalemurga.blogspot.com/2007_10_01_archive.html#72642850901095994 Al enfocar su memoria de murguero, Tati finalmente dará precisiones sobre lo vertido por Chipi aclarando que los fotografiados pertenecen en realidad a la murga “Los Trovadores del Barrio Picaflor” y no a “Los Habitantes de la Luna”.

[2] Murgueros también ellos, Alicia, Kiara y Lautaro se constituyen en continuadores de la herencia familiar junto a Chipi. Todos participaron en la murga “Los Desfachatados del Bajo Belgrano” y Kiara y Lautaro también lo hicieron en “Los Inquietos de Monte Castro”.




[3] Patricias Funes, 1995.




[4] La crisis que se desata en 1930 se produce sobre la base del agotamiento del modelo agroexportador definido hacia 1880 aunque varios de sus componentes comienzan a definirse algunos años antes. Las afinidades surgidas en la oposición al yrigoyenismo crean un bloque que desborda ampliamente la procedencia conservadora. El latifundio agroexportador define rasgos muy particulares de la estructura social argentina y determina un marcado desequilibrio demográfico ya que una sola región – la pampeana – y algunas ciudades concentran la mayor parte de la población. Se produce un proceso de urbanización muy acelerado y temprano que se explica por la demanda creciente de fuerza de trabajo en la actividad industrial, el comercio, las finanzas, los puertos, frigoríficos y ferrocarriles. Las grandes ciudades reciben tanto migrantes internos de las provincias débilmente incorporadas al modelo económico vigente así como también una gran masa de inmigrantes extranjeros. Resulta imposible no registrar la significación del fenómeno inmigratorio en los orígenes mismos de la sociedad argentina contemporánea. Con el transcurrir del tiempo y al calor del aumento de la tensión social, la élite argentina va modificando su percepción sobre los efectos de la inmigración y el estado echa mano tanto a actitudes integradoras como represivas. Diego Armus, 1983; Ricardo Sidicaro, 1995; Waldo Ansaldi, 1995.
[5] Como en otros lugares del territorio nacional en 1844 había sido “abolido y prohibido para siempre el juego del Carnaval” de acuerdo a un decreto del gobierno de Juan Manuel de Rosas. Luego de su caída las autoridades municipales prestarán apoyo material al festejo incluyendo ese gasto en el presupuesto comunal, como “Fiestas Públicas”. Cronología completa y exhaustiva de la Ciudad de Junín en:

http://www.trynar.com.ar/JuninHistorico/04-Contenido.htm Puede consultarse además: http://www.noroestebonaerense.com.ar/

[6] Más datos en: http://www.clarin.com/suplementos/viajes/2005/03/27/v-01001.htm





ENTREVISTA CON MARIO "TATI" BERARDINO

Por Fernando "Chipi" Marín

PRIMERA PARTE

video

SEGUNDA PARTE

video

TERCERA Y ULTIMA PARTE

video

lunes, 3 de noviembre de 2008

DEBATES
IX Encuentro Nacional de Murgas
Miles de murgueros coparon Suardi
28/8/2008
Por Julián Asiner
Fuente: Web del Partido Obrero
http://www.po.org.ar/node/15591

Del 16 al 18 de agosto tuvo lugar en Suardi (una pequeña localidad del norte santafesino) el IX Encuentro Nacional de Murgas. Participaron alrededor de 2.000 murgueros del Movimiento Nacional de Murgas, provenientes de más de cien comparsas de todo el país, que se organizaron para viajar desde las provincias de Buenos Aires, Mendoza, Córdoba, Jujuy, Entre Ríos, varias ciudades santafesinas y también desde la Patagonia (Clarín, 18/8). Quizás uno de los datos más importantes del encuentro haya sido su composición social: jóvenes trabajadores, estudiantes y de los barrios con un promedio de edad entre los veinte y los treinta años. Significa que una nueva generación de murgueros ha tomado en sus manos los estandartes del carnaval y de la cultura popular y ha comenzado a andar su propio camino.

La murga: un espacio en disputa
En los últimos años, y particularmente de la rebelión popular de 2001, las murgas se han ido recomponiendo de lo que, durante el período de la última dictadura militar, había sido prácticamente su desaparición como género popular. Se estima que hoy en día las murgas agrupan a más de 20.000 personas.
En los barrios, las murgas ofrecen un canal de expresión para los vecinos y compiten con las otras opciones que el sistema organiza para sus ratos libres: la Iglesia, la televisión, las drogas. En oposición a la degradación y a la descomposición social capitalista, muchas veces las murgas funcionan como un espacio de expresión cultural, confraternización, organización y lucha. De esto pueden dar cuenta los pibes del Polo, que a través de los proyectos adolescentes organizan comparsas a lo largo de todo el país.
Sin embargo, la murga no es nada por sí misma y como todo está influida por las contradicciones de su medio social. Muchas veces están lejos de ser un canal liberador. Es lo que pasa en Capital Federal con las murgas "tradicionales" manejadas por los "viejos" punteros políticos y por las barras bravas, que viven del financiamiento de la caja municipal. Esta alianza está al servicio de la comercialización del carnaval porteño y de su transformación en un espectáculo ordenado e inofensivo. El presupuesto para el carnaval se distribuye según una "evaluación" que, entre otros puntos, juzga el contenido de las letras de las canciones, a partir de los criterios de un "jurado", claramente influido por los gobiernos municipales. Se busca doblegar el carácter históricamente rebelde, callejero, desenfrenado y contestatario del carnaval.
En oposición a todo esto que se levanta la "nueva" generación de Suardi.

Límites
La convocatoria, sin embargo, no fue aprovechada en su potencialidad. Si bien las murgas sufren todos los días la censura y la represión del Estado (particularmente en el conurbano bonaerense donde las condiciones distan mucho de las de Capital), los organizadores del Encuentro no se propusieron nunca el diseño de un plan de lucha para terminar con la regimentación y la represión. Si bien muchas murgas expresaron en sus canciones el repudio a los dos bandos capitalistas en disputa en la crisis nacional, eso no fue aprovechado para impulsar un pronunciamiento independiente, y ni siquiera se promovió el debate.
Los pocos espacios deliberativos fueron utilizados para tratar de explicar que la risa era un factor revolucionario porque al hermanar a los trabajadores con sus patrones superaba las contradicciones de la sociedad clasista. Esta curiosidad partía de algunas murgas que se autofinancian en condiciones muy duras porque "no quieren tener ningún contacto con el dinero del gobierno burgués".

Conclusión
El Encuentro resolvió, de todas formas, algunas movilizaciones que es importante defender (particularmente la marcha carnavalera de diciembre en La Plata), para seguir luchando por la organización sindical de las murgas, de forma independiente del Estado, para luchar por el regreso del feriado nacional de carnaval para todos los trabajadores (eliminado por la dictadura), para que el Estado financie la realización de corsos gratuitos en todo el país, por el control murguero del presupuesto, por la absoluta libertad para la creación artística y para la denuncia política, por la gestión murguera (y no empresarial, como ocurre en Capital) del carnaval y para terminar con la represión a las murgas.Esto sólo será viable en la medida en que luchemos de conjunto por otra alternativa política, obrera y socialista, para el país y para el mundo. Como escribieron alguna vez André Breton y León Trotsky: "He aquí lo que queremos: la independencia del arte para la revolución, la revolución para la liberación definitiva del arte."

Del Movimiento Nacional de Murgas
9/10/2008
Por Francisco de la Murga "Patas para Arriba" y del Movimiento Nacional de Murgas
Fuente: Web del Partido Obrero
El pasado 28 de agosto en el número 1.052 de la Prensa Obrera apareció una nota titulada "IX Encuentro Nacional de Murgas", como integrantes del Movimiento Nacional de Murgas de la ciudad de Córdoba queremos agradecer la nota y también hacer algunas aclaraciones sobre la misma.
Para empezar queremos expresar nuestra intención de trabajar en conjunto con todas las organizaciones con las cuales tenemos problemas y visiones en común sobre la base de los acuerdos que podamos lograr, entre ellas la suya. De hecho hemos estado en movilizaciones y actividades juntos y es nuestra intención profundizar nuestros lazos.
En la nota existen algunas imprecisiones que quisiéramos explicar a fin de enriquecer el diálogo entre nuestras organizaciones. Bajo el título de "Limitaciones" Julián Asiner (firmante de la nota) afirma que a pesar de la represión que sufrimos las murgas no se aprovechó la convocatoria para diseñar un plan de lucha, que si bien muchas murgas en sus canciones se expresaron contra los bandos en conflicto por las retenciones no se debatió el tema ni se hizo un pronunciamiento al respecto y finalmente que sólo se discutió "la risa como factor revolucionario" explicando su finalidad de conciliación de clases.
En el comienzo, queremos aclarar que al Movimiento Nacional de Murgas lo componen agrupaciones de distintos lugares del país, las cuales trabajamos en base a acuerdos por lo que las distintas experiencias son muy variadas y las discusiones también lo son, y si bien el encuentro fue organizado por el MNM asistieron numerosas murgas que no se reconocen dentro del movimiento lo que no nos impide discutir y actuar de conjunto.
En cada una de las jornadas (que fueron tres) hubo una asamblea en las que se trataron los tres temas previamente acordados: Recuperación de los espacios públicos, Reinstauración del feriado de Carnaval y El murguero como militante barrial. Atendiendo a la duración del encuentro y a la necesidad de discutir estos puntos es que no tratamos el conflicto nacional por el campo ni ningún otro tema. Esto además explica que no sólo se habló de la risa como factor revolucionario, de hecho éste fue un taller en el cual no se expresó en ningún momento la finalidad de conciliar a las clases, en los materiales del taller se afirma que sólo la risa solidaria de los oprimidos puede tener una potencialidad revolucionaria y refundar una sociedad sin patrones. En la nota se afirma también que "Esta curiosidad [La risa como factor revolucionario] partía de algunas murgas que se autofinancian en condiciones muy duras porque ‘no quieren tener ningún contacto con el dinero del gobierno burgués'" quienes estuvieron al frente del taller pertenecen al MNM que tiene como un principio que el Estado nos debe reconocer como actores de la cultura popular, por medio de la asignación de un presupuesto manejado por nosotros de manera autónoma. La última aclaración es a su vez una invitación, con respecto a la necesidad que plantean de un plan de lucha se concluyó en participar de las conmemoraciones a realizarse en Mendoza y La Plata, de las cuales nos gustaría participen. Como se explicó anteriormente los puntos de partida son muy distintos, lo que dificulta un plan común más importante, por ejemplo hay lugares como en Jujuy en los cuales el feriado de Carnaval existe actualmente. No obstante en cada uno de los lugares se llevan a cabo numerosas actividades en los barrios a través de talleres y movidas culturales a las que también sería muy positivo se sumen.
Finalmente, no queremos dejar de expresar el malestar que generaron en muchos compañeros estos errores (ya que los asumimos como tales) debido a que se afirmaron cosas que no fueron ciertas y con un tono algo ofensivo.
No es nuestra intención una polémica en la que se descalifique al otro ya que consideramos no es una forma de construir, lo cual constituye una crítica que tenemos para hacerle a su prensa en la cual observamos reiterados ataques a estructuras que claramente están, si no hermanadas, por lo menos del mismo lado.

domingo, 2 de noviembre de 2008






Suardi 2008 – Testimonios en Diálogo
Vivencias, miradas, reflexiones, posturas en debate alrededor del Encuentro Nacional de Murgas. Recopiladas y editadas por Pupita La Mocuda a partir de intercambios ciber-epistolares en el Grupo ¡Dale Murga!

Escriben:
Ruso de Cachengue y Sudor
Alfredo Armando Aguirre de Los Prisioneros del Delirio
Graciela "La Torda" Zavala de Los Pitucos de Villa del Parque
Sope de Escalando sin Remedio
Ramiro de Los Guardianes de Mugica
Diego Robacio de Gambeteando el Empedrado
Valeria Oviedo de Taladrando los Talones de Banfield
Fede de Cachengue y Sudor
Julia de Rinconcito de los Sueños de Brinkmann
Murga La Estación de San Francisco
Wally de Los Sin Caretas
Toro de Resakados del Trueno de San Miguel
Paola de Piedra Libre de Cutralcó
Florchas y Gabita de Córdoba
Fanty de Falta un Tono de Jujuy
Colectivo Murguero Cachivache**



SUARDI 2008
Por Ruso de Cachengue y Sudor
Una vez más, el reino de Momo abre sus puertas para darle la bienvenida al Año Nuevo Murguero, en la casa de este dios pagano: Suardi. En esa ciudad santafesina se llevará a cabo el 9° Encuentro Nacional de Murgas, declarado de interés provincial por el gobierno de Santa Fe, y un evento que nuclea a agrupaciones de todo el país, integrantes del Movimiento Nacional de Murgas. Los objetivos trazados por los murgueros son la reinstauració n del Feriado Nacional de Carnaval, entendidos como fiesta popular; la organización de corsos libres y gratuitos en todo el país; el avance de los proyectos autogestivos y el cese a la represión en corsos independientes que cuentan con el apoyo de sus vecinos, como sucedió el verano pasado en Laferrere y Santos Lugares, por sólo mencionar un par de casos.
En cuanto al Encuentro, durante el sábado 16/8, el domingo 17/8 y el lunes 18/8, casi 2.000 murgueros provenientes desde la Patagonia hasta La Quiaca superpoblarán Suardi, un pueblo de 7.000 habitantes, conviviendo con ellos en un fin de semana a puro carnaval. Entre actuación y actuación, habrá espacio para la organización de almuerzos comunitarios entre los murgueros, asambleas del Movimiento Nacional, talleres, radio abierta y actividades artísticas y culturales.





Poster Suardi 2008 enviado por Ruso de Cachengue y Sudor




Expresa Alfredo Armando Aguirre: “… (E)sta semana culminará con el Encuentro de Suardi al que, Momo mediante, concurriré junto con la gente de Prisioneros del Delirio de Sarandí. Reitero que Suardi es una irrepetible oportunidad para aprender en vivo y en directo del manantial que brota de los murgones desparramados por el territorio argentino y alguna yapa uruguaya. (Tal vez nos acompañe una hermana chilena.) Y también, por qué no, una oportunidad de aportar al resto el bagaje murguero que cada una o uno haya adquirido. Será pues un tiempo de gozoso aprendizaje y comunicación…”
Escribe Pupita La Mocuda: “Quienes por uno u otro motivo no podamos estar presentes físicamente, esperaremos ansiosos alguna palabra, algún mensaje que nos llegue desde Suardi y nos haga, aunque más no sea, partícipes a la distancia. En espíritu, no me cabe duda de que estaremos tod@s allí representados por cada murguer@ que pise suelo suardiano y haga lo que más le gusta en el mundo: murguear” Y le hace un pedido a Alfredo: “… Ojalá que, como el año pasado, puedas dedicarnos esta vez también un tiempito para alguna de tus inspiradas reseñas espontáneas o alguna de tus certeras y ajustadas crónicas. Todo lo mejor para vos, para tus amad@s Prisioner@s y para toda la murgueridad que se amuche en Suardi…”
Se suma Graciela “La Torda” Zavala de Los Pitucos de Villa del Parque: “…Yo también estoy muy contenta pues iré al Encuentro Nacional junto a mi desfile casi completo... Somos siete de los P.A.M.I. (Peculiares Adultos Murgueando Incomprensiblemente) y estamos alborotados… Todos y todas… Más todas, pues somos mayoría. Así que es posible que nos conozcamos, sobre todo con la gente de Brinkmann[i] para poder charlar otros temas además de los ya elegidos para las asambleas. Llevo algo escrito sobre espacio público… Qué se yo… Seguro que el Encuentro dará para mucho más que lo "oficialmente" programado.” Y promete: “Quedate tranqui, Pupita, que tendrás crónicas de todos los colores…”
Responde Pupita: “Te imagino, querida Graciela, murgueando, intercambiando en las asambleas, compartiendo, conversando... Junto a toda una multitud de murgueras y murgueros de todas partes y ataviados de todas las maneras. Aquí estaremos, entonces, esperando ansiosamente todo cuánto desees enviar para que podamos respirar un poquito de Suardi aunque sea desde lejos…”

Fotografía de Molly de La Soberana Lusiférika del Bajo Fondo de Santa Fe

Sope de la murga Escalando sin Remedio de Remedios de Escalada reflexiona:
“...SUARDI. ¿A qué se va? Me tomo la molestia, (pido perdón porque esto no lo hace la murga, sino yo, Sope) de escribir una breve opinión mía antes de partir el viernes a Suardi… Sepan disculpar mis errores o mis futuros enrollos escritos pero saben que me cuesta armar discursos; soy demasiado espontáneo y sincero con mis palabras... Se viene Suardi, para todos "el Templo" del murguero, un lugar para descontrolar y escuchar el bombo las veinticuatro horas del día y mostrar qué grosa son sus murgas, qué bien que bailan, y cuánta facha pueden demostrar cuando su murga actúa, alimentando el egoísmo, individualismo, y el lado egocéntrico de las murgas. (Hoy en día, lado muy grande y común.) Suardi es un pueblito en Santa Fe, donde todos los años las distintas murgas de todo el país acuden para reunirse tres días, buscando (casi todas) lo anteriormente nombrado. Lamentablemente, este espacio, que debería tener la misma trascendencia que cualquier otro espacio murguero, está apuntado por muchas (no todas, sí la mayoría) hacia el lugar equivocado. Suardi tiene que tener la importancia de ser un lugar, donde se nos posibilita a todos los murgueros del país encontrarnos a compartir esto que llamamos murga pero haciendo principal hincapié en la problemática que afecta a las murgas, de diferentes maneras, a lo largo de todo el país. Es un lugar para compartir, desde diferentes puntos de vista, como una murga cumple, o al menos intenta cumplir, el rol social que le compete, intercambiando de esta manera las diferentes formas en las que una murga puede ayudar desde su lugar, que es el de las calles del barrio. En fin, al ser el primer año que Escalando va a Suardi, sólo quiero dejar sabido mi deseo, de, como murga, ir a aportar para construir un Movimiento Nacional de Murgas: aportar en los debates, nuestras experiencias, problemas y cosas buenas que aprendimos a lo largo de estos años que recorrimos juntos, y recordarles que: Suardi no es el templo; el templo de cada murga está en su barrio, en su plaza, y con su gente. Suardi no es un lugar para descontrolar, es un lugar para construir. Suardi no es un lugar para mostrarse, es un lugar para escucharse. Suardi no es un lugar para compararse con las demás murgas, y ver cuántos aplausos reciben, es un lugar para juntarse con las demás murgas, discutir y rescatar cosas y aplaudir todos juntos cuando se logre volver a darle a la murga su verdadera esencia... Personalmente con que Escalando cumpla estas pautas yo voy a sentirme más que realizado. Los quiero y los veo en Suardi…”[ii]
Ramiro de Los Guardianes de Mugica aporta sus Doce Inquietudes sobre Suardi, el Movimiento Nacional y las murgas de Buenos Aires [iii]
1) En las reuniones previas de Murgas Independientes (que vale aclarar que es EL UNICO ESPACIO donde se trabaja y se colabora con Suardi en Buenos Aires) se discutió demasiado sobre las presentaciones, qué murgas actúan solas, quiénes no; algo que personalmente me molestó mucho. Fue por eso que además de manifestarlo (aunque con poco eco) en reuniones lo hice por email, aunque no nombré a ninguna murga ya que las que el martes dijeron que “quieren salir solas” fueron varias y hay otras que ni siquiera fueron a la reunión, y que van con esa idea.
2) En las críticas y para sostener la postura de “presentarse solos”, se habla de que “nos rompemos el culo” o cosas por el estilo. Bien, es el mismo argumento con el que en Capital se puso un jurado. Puede que haya quienes tengan espectáculos más refinados y nunca estuve en contra de eso, pero sinceremos más las posturas.
3) Hablando más específicamente de las presentaciones (aunque en otra instancia me parecería criticable que se tenga que hablar tanto de esto), también hay que sincerarse. Ya el año pasado yo había planteado que en la medida que esto crezca no iban a cerrar los números con el tiempo, que ya no era cosa de achicar de veintes minutos a quince (cosa que además no se cumple). En la reunión del martes se planteó una canción por murga y no fue aceptado, al menos no por todos. Puede que me equivoque, pero dudo que los que “se rompen el culo” para hacer una buena presentación tenganexpectativa de actuar a las cuatro de la mañana, para quince personas (todos murgueros) que nos quedamos más por esfuerzo de bancar que por otra cosa. 4) Una cosa es respetar las decisiones de otros y otra es cuando son espacios colectivos. Que murgas decidan salir solas, significa que otras no salen, o salen a la madrugada, es así de fácil, y ahí hay competencia y eso se vio en la reunión del otro día, como en la de Capital como en muchas otras: una economía de las presentaciones, los minutos, los horarios los aplausos, etcétera Como muy sabiamente dijo Nico de Divorciados de la Mufa, hace ya mas de un año: “La competencia entre murgas no esta sólo en el circuito de Capital”.
5) El “mostrarse” no se ve sólo en Suardi. Se vio en carnaval, con murgas que se anotan en cinco corsos y después terminan fallando (incluido un caso que me sorprendió mucho de una de esas murgas que “nunca fallan”), o no actuando porque es calle de tierra, o porque no está el mejor sonido, sin poner un mínimo de atención a las realidades de esos barrios y las murga que organizan. Me acuerdo de que el último año que hicimos “corsos oficiales” (carnaval 2004) la Comisión de Carnaval puso un “jurado de corsos”. Mandaban a un jetón a ver los corsos y calificarlos; así eliminaron a algunos (¿competencia?). Sin embargo aclaro, para evitar comentarios errados y acusaciones, que no tengo resentimiento porque de las dos sedes de corso nuestras, una terminó entre las diez mejores y la otra, cómoda lejos de la eliminación; igual lo repudiamos y al año siguiente nos fuimos. Pero lo pongo no para presumir sino para dejar en claro que no me opongo ni al esfuerzo por tener un buen sonido y un lindo corso ni tampoco por un buen espectáculo: a veces puede salir otras no.
6) Repito una pregunta que hice el martes: ¿Para qué carajo se estuvo hablando con tanto tiempo de anticipación de Suardi? Por un lado no se resolvió nada y por el otro ¿era para tanto? Mientras discutíamos estas pequeñeces, entre otras cosas, desapareció una murguera, y el tema nos tocó muuuy de costado. Pero no, es más importante garantizar las presentaciones en Suardi. Eso sí, después en carnaval, parapicotear una presentación más muchos de los que se borraron, en momentos jodidos de Los Guardianes, se hacían los amigos y decián: “A mi murga le encantaría pasar por el corso de ustedes”.
7) Otra pregunta: ¿Vamos a Suardi solamente a presentarnos? ¿De eso se trata el Movimiento Nacional de Murgas? Y no planteo la Cachivacheada como alternativa a esto pero tampoco esto como alternativa a la Cachivacheada. ¿Nos interesa realmente juntarnos con murgas de todo el país para seguir recuperando los carnavales y que sean para todos? ¿Nos interesa realmente que las murgas tengan compromiso social o lo decimos solo para caretearla?
8) El primer “Plenario” que hicimos, que fue en Lanús en un espacio (creo que se llamaba El Cultural) pusimos el eje “no a la competencia entre murgas” y me acuerdo de la actividad principal fue mezclarnos y formar tres murgas. Esas tres se presentaron, ninguna actuó con su formación original y había salido rebueno. ¿Por qué no podemos poner ese eje y llevarlo a Suardi?
9) ¿Y si cada uno de nosotros nos preguntamos que carajo está pasando fuera de nuestra murga? ¿Qué les pasa a los demás? ¿Que lugar estamos ocupando? ¿Es este email el que divide o vienen pasando cosas hace rato?
10) Metiéndome en el detalle más “artístico” no sé si es mejor que sean todos rejuntes, pero si hacemos un solo corso (y como tal, que haya entre seis y ocho murgas), y elegimos (o sorteamos o vemos cómo) una por zona ¿Qué pasaría con el resto? Eso sería mucho más legítimo; ahí sería una presentación como corresponde del espectáculo completo y ensayado y con el tiempo justo para que se enganchen los vecinos y no sature. (¿No es ese uno de los objetivos?) Ya dije en la reunión que tengo pensadoproponer esto en Suardi para el año que viene.
11) Teniendo en cuenta que vamos a un Encuentro Nacional, organizado por el Movimiento Nacional de Murgas ¿estamos haciendo algo para llevar también las voces de la enorme cantidad de murgas y murguerxs que no pueden ir al Encuentro? ¿Alguien pensó en eso? Tener tantas reuniones nuestras en las que se habló todo el tiempo de Suardi, ¿no excluía a todos aquellos que no van?
12) Coincido mucho con lo que escribió Sope en el Fotolog de Escalando. Dejo una parte de lo que dice: “…Suardi no es un lugar para descontrolar, es un lugar para construir. Suardi no es un lugar para mostrarse, es un lugar para escucharse.Suardi no es un lugar para compararse con las demás murgas, y ver cuantos aplausos reciben, es un lugar para juntarse con las demás murgas, discutir y rescatar cosas, y aplaudir todos juntos, cuando se logre volver a darle a la murga su verdadera esencia... “Espero que esto no hiera subjetividades, ya que la intención no es agredir a nadie en particular sino alertar sobre cosas muy jodidas que vienen pasando y que van mucho más allá del respeto a los horarios, una peleíta en una fiesta o quién laburó más y quién menos. Salud y reflexión.”
Alfredo, transformado generosamente una vez más en el corresponsal viajero de ¡Dale Murga! envía desde Suardi sus primeras impresiones del día sábado, el primero del Encuentro, a las 12.05 del mediodía, como consigna con exactitud: “…No se puede decir que esta población está en calma. El sitio que acoge este Noveno Encuentro Nacional de Murgas está como si estuviera en una gran obra en construcción, síntoma del bienestar que existe en la Pampa Húmeda y particularmente en la llamada "Pampa Gringa" en la que está enclavado Suardi. A poco que uno se aleja de la plaza céntrica en cada cuadra hay por lo menos una casa recién estrenada, casas en construcción y casas a las que se les están haciendo mejoras. Como llegamos antes nos dimos una recorrida por los alrededores para ver como viven los más humildes y, bueno, allí están, haciendo sus casas nuevas. Esto pasa en casi toda la Pampa Húmeda. Además, pese a una sequía que se nota, hay mucha actividad productiva, particularmente lechera. Los tambos están al lado de la localidad. Todo este panorama auspicioso ceo que da una ayuda al apoyo que recibe el Encuentro. El clima es óptimo y también el pronóstico. Casi primaveral aunque en el área metropolitana llueva el sábado. Han llegado todas las delegaciones. Y me parece que este año el Parque Cavallo, se queda chico. Se nota gente entusiasmada pero no todos los negocios tienen el cartel del Encuentro. Está todo dado para que este sea mejor que los anteriores y con miras al décimo, que tendrá lugar en el 2010, coincidente con el centenario de este esperanzador Suardi. Este carnaval de invierno recién empieza. (Es el medio día del sábado). Stop.
Desde Buenos Aires Pupita señala: “¡Alfredo! ¡Qué fantástico regalo, esta temprana crónica suardiana! Al pensar en ustedes allá en Suardi estas últimas horas me vienen a la mente esas líneas del poeta Alberto Szpunberg que dicen: "... no sé la tierra cómo hace que se aguanta / los que avanzan sobre ella..." Y son, sin duda, hermosas noticias (igualito que como continúa el poema) las que nos llegan de ustedes. Agradezco tu generosidad de tomarte el tiempo para compartir con nosotr@s tanta alma colectiva hecha murga. Todo lo mejor para tu persona y para la murgueridad amuchada en la pampa gringa, como te gusta decir a vos….”
Cuenta Alfredo nuevamente: “Cuando haya salido este mensaje habrá dado comienzo la segunda noche de Suardi. Los bombos no paran de sonar desde aproximadamente las nueve de la mañana de ayer. Fue conmovedor (espero que los vecinos no se hayan chivado) oir los bombos desde la ciudad ya que el viento venía del Parque Cavallo. Y nunca cesaron de sonar. Aquí he visto a participantes de ¡Dale Murga!, como Ramiro, Víctor, Diego y algunos otros cuyo nombre no conocen, lo que permitirá tener distintas versiones de un manantial de muchos sucesos simultáneos, que no hay cuerpo que aguante tanta movida. Con más tiempo contaremos el esfuerzo enfermo de los organizadores (se me hace que no recibieron todo el apoyo local que era necesario para un evento de esta envergadura). Hasta se puede pensar que fueron desbordados por la concurrencia murguera. Así, al correr de la máquina, cuento que vino gente de Cutral Có, Neuquén, con una clara glosera. Volvieron los Tocando Fondo de Jujuy, con su bullanguera delegación que hasta ahora no ha actuado. Fue más notoria la presencia de murgones del circuito con su estilo típico (al que alguno llama cuadrado). El emblemático "Gorila" de Pasión Quemera hizo de las suyas. Vinieron chicos de Junín. Bueno, los demás seguro tendrán también mucho que contar. Mucho arte de escuela en las delegaciones que se nota influenciadas por las ciudades de Rosario y Córdoba. Más allá de lo programado está todo lo que surge de la interacción espontánea entre la concurrencia murguera, abrumadoramente juvenil. .La cosa es autogestionada hasta los tuétanos y es bueno que así sea. Bueno, me voy porque ya comienzan las presentaciones de la noche. Esto seguirá sin desmayo. Hasta el comienzo de la tarde de ayer, Momo hizo una alianza con Apolo y la cosa fue climáticamente aceptable pero se nota que le hizo alguna a Eolo (el dios del viento), porque este sopló fuerte en la primera noche. Ahora está calmo y el frío casi no se nota. Yo también espero los aportes porque no pude estar en todos los eventos…”






Fotografías tomadas de murgargentina.com



Vuelve a tomar la palabra Alfredo: “…Eran las 3 de la madrugada de este lunes cuando el micro que nos llevaría hasta la Ciudad de Santa Fe dejaba la pequeña terminal de Suardi. Desde la ventanilla se veían los fuegos artificiales de un murgón, señal que la cosa no había terminado en cuanto a presentaciones. En la terminal volvimos a charlar con los chicos que se vinieron desde cutral Co, en Neuquén. Su viaje de vuelta denota y da idea de los esfuerzos de casi todos los presentes sumados a los innenegables del grupo organizador local – Los Sin Caretas con Griffa como ahora sonriente alma mater. Los neuquinos se volvían por donde habían venido dados los descuentos que les hicieron. De Suardi se iban hasta la Ciudad de Córdoba. Allí esperarían unas horas y otro colectivo los llevaría a Neuquén Capital y desde allí otro los llevaría hasta su ciudad natal, un par de cientos de kilómetros más. Nadie les dio apoyo. Caso contrario fue la delegación mendocina. El gobierno provincial, por gestión de un diputado, les proporcionó dos minubuses, el costo de los choferes y dinero para combustibles. Un ejemplo que es casi excepción. Pero demostrativo de que las situaciones no son parejas. Bravos para ese diputado cuyo nombre desconocemos. La segunda noche la abrió una banda de rock de Santo Tomé (ciudad vecina a Santa Fe Capital) con un repertorio que hizo bailar frenéticamente a la grey murguera. Eso de los "rejuntes" se afianzó en esta edición y fue una prueba de que la alternativa participativa murguera existe. Algunos quisieron preservar su identidad, y es bueno que ello ocurra en un ambiente plural. Por un lado, destacamos a los jujeños de Falta un Tono, que la volvieron a romper este año. Ellos se vienen con la formación casi completa en dos buses de larga distancia. Empezaron un poco flojos poro luego explotaron y deslumbraron con sus danzas muy influidas de las comparsas bolivianas. Luego, o antes, estuvieron Los Plebeyos de Devoto, muy afiatados y una muestra más de la presencia importante de murgones del circuito porteño como no había sucedido en anteriores ediciones del Encuentro. Destacada una niña pasista que los Plebeyos. Y no me acuerdo si fueron ellos y el rejunte donde andaba Qué Pacha Mama que hizo un despliegue de fuegos artificiales realmente notable. La noche, como cuadra en esta estación, estaba muy fría pero eso no amilanó a la grey murguera. Se parte de que los organizadores reunieron todos los recursos de los que dispusieron. Por eso se debe reconocer que el sonido – que disminuía las posibilidades de las presentaciones que debían usarlo – es lo mejor que pudieron conseguir. Es evidente - como pasa en todos estos eventos – que no les dieron todo el apoyo que uno percibe que esta población puede dar. Como en esta oportunidad tuvimos tiempo para recorrer minuciosamente esta progresista localidad, es perceptible que hay recursos que no se pusieron a disposición de los organizadores. Como pasa en todo el país, en cada pueblo hay un grupo que tiene la “manija”. Esa gente debería percibir que este Encuentro hace trascender su Patria Chica tal vez de una manera que ninguna otra lo había hecho. Eso sugiere que les deberían dar más bola a los organizadores. Por ejemplo, algo mínimo pero que se hizo más necesario atento la cantidad de concurrentes, mayoritariamente o igualitariamente mujeres, que siguen avanzando en el micromundo murguero. Las instituciones deberían facilitar, en forma programada, lugares para ducharse. Hubo gestos espontáneos pero que deberían ser acordados previamente. (…) Lo que sí quiero decir es que hay mucha gente que lee ¡Dale Murga! y por nuestra participación nos conocía y conocía lo que allí se intercambia. Como ya lo expresé en comunicaciones anteriores hubo muchos participantes del foro como para que de sus informes nos hagamos una idea aproximada de este esperanzador Encuentro. A pesar de todo, en Argentina se avanza por cosas como los que anima Griffa y su gente.
Ruso de Cachengue y Sudor comparte un artículo de su autoría: “Les reenvío esta nota que fue publicada en Clarín. Sacando lo de "comparsas" en el pie de la foto, se respetó todo ¡incluso lo de la represión en corsos independientes![iv]
QUEDA EN SANTA FE Y ALLI SE REALIZA EL ENCUENTRO NACIONAL DE MURGAS
Suardi, el pueblo al que el carnaval llega en agosto
Allí viven 6.500 personas que recibieron, al igual que todos los años, a 1.500 murgueros.
LOS COLORES DE LA ALEGRIA. LAS COMPARSAS DESFILAN, PERO ADEMAS SE HACEN TALLERES ABIERTOS A LOS VECINOS.
"Durante el carnaval todos son iguales: un contacto familiar reina entre la gente que normalmente está dividida por las barreras de casta, propiedad, profesión y edad", analizó Mijail Bajtin, crítico literario y filósofo ruso. Y, desde esa definición, quizá pueda entenderse la consigna del 9° Encuentro Nacional de Murgas que se realiza, como todos los años, desde el 2000, en Suardi, un pueblo de 7.500 habitantes del Norte de la provincia de Santa Fe.
"Aquí comienza el Año Nuevo Murguero", rezan los protagonistas de este anticipo del carnaval, subvirtiendo cualquier lógica. Es así que, con base en el camping comunal, más de 1.500 murgueros de todo el país modifican la rutina de un pueblo que los recibe con los brazos abiertos, tal como cuenta Analía Scarpolini, secretaria de Cultura y Educación: "A las familias también, porque ven espectáculos hermosos, murgueros con trajes hermosos... Y llega gente de todo el país, en una hermandad muy linda. Los habitantes de Suardi sólo tenemos gratitud para con los murgueros, por el respeto que muestran y el orden con que llevan adelante sus actividades". Este año, el evento, declarado de Interés Cultural en Santa Fe, contará con un subsidio de la Comuna, para cubrir gastos de instalación eléctrica, sonido, alimentación y baños químicos.
Como si el mes en curso fuera febrero, Suardi -ubicado en el departamento de San Cristobal y a 100 kilómetros de la cabecera distrital y en el límite con la provincia de Córdoba- late al ritmo de los bombos con platillo y brilla por las lentejuelas provenientes de Buenos Aires, Mendoza, Córdoba, Jujuy, Entre Ríos, varias ciudades santafesinas y también de la Patagonia.
Durante tres días, los murgueros no sólo se dedican a presentar sus espectáculos en las veladas nocturnas de sábado y domingo, sino que también realizan almuerzos comunitarios, garantizados un día por Los Sin Caretas (la murga local) y murgueros de San Francisco, otro por la gente del movimiento de murgas independientes de Capital y Gran Buenos Aires y el último por murgueros de Córdoba y Santa Fe. Además, bajo el ala del Movimiento Nacional de Murgas, que nuclea a todas las murgas del país, sin jerarquías, realizan varias asambleas, en busca de alcanzar sus objetivos: la reinstauración del Feriado Nacional de Carnaval (ya presentaron petitorios en Presidencia de la Nación), entendido como fiesta popular; la posibilidad de organización de corsos libres y gratuitos en todo el país; el avance los proyectos autogestivos y el cese a la represión y censura a corsos independientes en todo el país; como así también el desarrollo de la murga "como una variante para intentar solucionar diversas carencias sociales", tal cual coinciden los organizadores y Scarpolini.
Además, los vecinos y los murgueros disfrutan de talleres (de canto, de stencil y uno denominado "la risa como principio revolucionario"), juegos para niños, radio abierta y actividades artísticas y culturales, generando que para este Encuentro aumente la concurrencia de público local y de pueblos aledaños, como Morteros, San Guillermo o Colonia Bossi. Todo bajo la atenta, y feliz, mirada de Dios Momo...
Diego Robacio de Gambeteando el Empedrado, creador y gestionador de la Agenda Murguera y voz coordinadora de la realización del Disco Murguero en sus tres versiones aporta su mirada: “Recién regresado de Suardi. Después de varios años de ausencia volví a participar del Encuentro Nacional de Murgas. Con Gambeteando participamos como murga entera dos años seguidos en las primeras épocas del Encuentro. Como soy malo para la memoria no sé si fueron el segundo y el tercero o el tercero y el cuarto. En aquellos años – si bien éramos muchos – alcanzaban las escuelas para alojarnos a todos y cada murga podía hacer su espectáculo completo dividiéndonos en dos jornadas. La verdad es que el Encuentro ha tenido un enorme crecimiento en la cantidad de participantes y sigue siendo un momento único de Encuentro entre murgueros de todo el país. Hay magia carnavalera en el ambiente de ese campamento gigante y esa plaza colmada de murgueros dando sus espectáculos y viendo los de los demás. El Encuentro se da de muchas maneras diferentes: en las asambleas, en juegos, en los talleres, viendo los espectáculos de las otras murgas, dando cada uno su show, compartiendo juntos toques de bombos, baile, fogones, momentos de charla que se van dando por aquí y por allá de a uno de a dos de a tres, en picaditos de fútbol, y de muchas otras maneras espontáneas. Obviamente, como pasa en cualquier otra actividad, hubo cosas destacadas para bien y también otras que se pueden mejorar tanto de lo que hace a la participación de cada grupo o persona como de la organización general. Pero más allá de las muchas luces y alguna sombrita, el Encuentro es un espacio muy valioso que enriquece a todos los que participan. Es un Encuentro muy participativo, como les decía, una participación que se da de muchos modos distintos pero como pasa dentro de cada una de nuestras murgas cuando preparamos el carnaval, de los mil o más que participamos de Suardi hubo un grupo más pequeño pero más laburante que vienen trabajando con anticipación tanto en los contenidos del Encuentro como en asegurar la infraestructura indispensabe para realizarlo. Y piensen bien el trabajo que es sostener y coordinar un Encuentro de mil personas de varios días. Seguro que se me pasan cosas pero hubo quienes: pensaron el programa de actividades, imprimieron el cronograma para repartir a los participantes, lograron gestionar el uso de y la infraestructura del camping, de los espacios públicos del centro, llevaron y operaron el sonido que funcionó en el camping para coordinar todo, coordinaron el desarrrollo general del Encuentro, coordinaron los talleres, coordinaron juegos, coordinaron el desarrollo de las asambleas, hicieron la animación y presentación durante las noches de festival murguero en la plaza, las barredoras encargadas de tratar de que mantener los horarios de los shows, los cumpas que hicieron la radio abierta, los que cocinaron para la multitud, los que sirvieron la comida… Y debe haber seguro unas cuantas cosas más que no me acuerdo, se me escapan, que hicieron posible esta oportunidad de Encuentro para mil murgueros, una oportunidad que muchos aprovechamos y no siempre nos acordamos ni somos conscientes de todo el laburo previo y en el transcurso del Encuentro que hace que este suceda. Así que un ¡gracias! bien grande a todos los que se encargaron de todas estas cosas. Para cerrar, agradecimiento super a los Sin Caretas por haber imaginado esto hace muchos años y a todo el pueblo de Suardi que se ve atravesado por este maremoto murguero, que viendo su tranquilidad dominguera habitual debe ser una sacudida difícil de asimilar y todavía nos siguen abriendo la puerta de su casa…”

Fotografía de Molly de La Soberana Lusiférika del Bajo Fondo de Santa Fe


Valeria “Vale” Oviedo de Taladrando los Talones de Banfield enumera: “¡¡¡Hermoso finde en Suardi!!! Viajecito con los Cachis, con los Que Pacha, Octavo Pecado, Murguientos y Juglares. Obviamente allá con la gente de siempre, Los Pachorra, Sheshito, Dieguito Pegote, los cordobeses, la Petty, Escalando, Los Que Quedamos, Ni un Pa, Divorciados, los rosarinos, Plebeyos, los Pantens, No Toca… ¡¡¡Y muchos más!!! Mil gracias por compartir este hermoso mundo murguero, por estar ahí siempre. ¡¡¡Gracias, Caprichosoooos!!! No saben lo que los extrañé, culeaos. Y a los que no pudieron venir los extraño mucho más. Los quiero mucho, mucho… Y ya empieza la cuenta regresiva para la Revuelta[v] y para volver a vernos. Me traje un moño caprichoso para mi traje (¡¡¡Ya tengo pollera, moño y galera prometida así que me falta leva no más, je je!!!) Gracias, Fer, Santy, Barby, Guada, Pablito, Anahí, Tonga… ¡¡¡Juglares, los quiero!!! Gracias por recibirme siempre así, con la mejor. Gracias, a vos, Tío Keme y Temazo por seguir compartiendo viajes conmigo. Gracias a Los Plebeyos por la remerita que me traje. A vos, Pipi, por permitir compartir esa hermosa salida que tanto debíamos: Taladrando – Plebeyos, a tu hermosa gente por despertarme con ‘Un tallarín, un tallarín que se mueve por acá, que se mueve por allá…’ ¡¡¡Por rodearme la carpa de bombos con su canción, ja ja!!! A vos, Kari y a Coco, por compartir esto: los tres Taladrando primeros en llegar a Suardi, a Los Guardianes por la onda de siempre, a Ramiro y Esteban, a vos Sheshito Loca, que te quiero mucho. Y a los que me estoy olvidando, saben que los tengo presentes pero siempre cuelgo cuando tengo que escribir. Gracias por compartir este camino…”
Una vez más, Sope de Escalando Sin Remedio sostiene[vi]: "Suardi. A qué se fue. Bueno, me tomo el atrevimiento nuevamente de poner una opinión mía de lo que dejó este viaje... Como bien dijimos allá en Suardi, Escalando iba con la idea de ser la primera y última vez, porque teníamos en mente que sólo se iba a joder, escabiar, nadie participaba de los plenarios y todos iban a hacer cualquiera... Sinceramente, no nos equivocamos en la mayoría de las cosas. Pero sí, Suardi me sorprendió PARA BIEN. Por suerte era mucha la gente que participaba de los plenarios, más de lo que esperaba. Por más que sean los mismos de siempre, es lindo escuchar, y poder compartir historias con gente de otras provincias, ya sea Mendoza, Neuquén, Córdoba, Santa Fe, Jujuy (¡Falta un tono!); la verdad que deja un aprendizaje muuyy grato. Creemos que fue MAS QUE POSITIVO, si bien hay muchas cosas para mejorar, ya sea el poco tiempo para los debates; la falta de compromiso de las murgas para cumplir horarios; la falta de respeto hacia los compañeros de otras murgas; los Cachivaches, que como no les importa un carajo construir un Movimiento Nacional, sino tocar el bombo todo el día y estar meta fernet – coca – fernet, se quedaban tocando hasta las nueve de la mañana cuando algunos muchos a esa hora nos levantábamos para tratar de construir un espacio nacional, para el bien de todos; la gente que se cagaba en el cuidado del lugar, y escribía con mierda las paredes, etcétera, etcétera, etcétera. Sacando estas cosas, que son mejorables, fue SUPER POSITIVO. Fuimos con la idea de plantear como nosotros vemos y hacemos la murga, por suerte lo hicimos, defendimos y expresamos la postura de cuidar la imagen que muestra la murga para con los vecinos, es la única forma de re-integrar a LA FAMILIA (base de la murga) y al barrio, a formar parte de la murga, y de algo más grande, que es el carnaval. Defendimos y expresamos la postura de tratar de trabajar para que las murgas hoy en día dejen de tocar para murgueros y vuelvan a presentarse para la familia. (En otras palabras, dejar de caretearla y mostrarse a través de la murga). Y muchas otras cosas más, que ahora no viene al caso escribirlas… En conclusión, A SUARDI SE FUE A CONSTRUIR UN MOVIMIENTO NACIONAL, A ESCUCHAR Y APRENDER DESDE EL MURGUERO QUE TENEMOS AL LADO EN NUESTRA MURGA Y HASTA EL MURGUERO QUE ESTA EN LA PUNTA MAS ALTA DEL PAIS. SE FUE A REIVINDICAR LO QUE ES UNA MURGA, LA IMPORTANCIA QUE TIENE EN SU ROL SOCIAL DE CONTENCION, Y SE FUE, ENTRE OTRAS COSAS, A HACER MURGA, PARA COMPARTIRLA (no lucirla como otros han dicho que hay que hacer) CON LOS DEMAS COMPAÑEROS... Orgulloso estoy de haber ido a Suardi, de mis compañeros de murga que participaron todos activamente de las actividades, orgulloso de los que lo organizaron, un pequeño grupo de personas que estuvo todo el día, día tras día, tratando de hacer las cosas bien. Orgulloso de los compañeros murgueros que hablaron, opinaron, respetaron al otro y escucharon, con respeto, las diferentes posturas de cada murguero y ORGULLOSO DE SUARDI. Orgulloso también de los errores que se dieron: ¡la próxima vez esperamos participar más profundamente para poder evitarlos!Agradezco a la gente que me "felicitó" por lo que escribí antes de ir. Sinceramente, no pensé que pudiera tener tanta repercusión y llegar a otras provincias, me alegro de que el mensaje haya llegdo bien, así que ¡¡GRACIAS!!”
Fiel a su promesa, Graciela “La Torda” relata y describe vívidamente: “Sábado. Llegando con mucho viento más los seis meses de sequía en la zona.... Polvo y tierra por todos lados que no podía empañar el paisaje de montones de carpas de todos los colores, enmarcadas, armando zonas por las banderas desplegadas de las murgas en los altos árboles del camping... Colgadas las levitas transformando el paisaje... En el piso, al lado de las mochilas, cientos de bombos con o sin fundas, redoblantes, surdos y tambores… Más allá, cabezudos y zancos con los zapatos puestos... Al costado, cochecitos de bebes... Los baños con la cola de gente para entrar y también el fogón de la cocina y unas cuantas parrillas humeantes... Y en el medio de todo, el claro, amplio espacio en el que se desarrollan las asambleas, donde se murguea, pateando el polvo… Al costado, las hamacas con las mascotas de diferentes murgas... Y algún perrito también murguero... El equipo de sonido excelente del camping... Y, en fin… Colores por todos lados… Abrazos, encuentros, alegrías, mates por doquier y heladeritas con hielo y bebidas por todos lados… La ciudad más bonita que el año pasado y con cambios en relación a este Encuentro. Se notaba que los negocios empezaban a entender la movida pues estaban abiertos todo el finde y con productos que los murgueros solicitaban: ¡¡si!! Carne y carbón y también Coca y fernet… ¡¡¡En fin!!! Se veían los carteles anunciando el Encuentro aunque en algunos lados medio escondidos… El Hotel Buenos Aires, donde se alojó mi desfile ( ¡¡¡Y bueh, ya no estoy para camping!!!) nos preparó un sector de cuatro cuartos y en la puerta puso un cartel de colores que decía "Zona Pituca" y en el desayuno antes de ir caminando para el campamento nos encontrábamos con otros murgueros (¡Ché, acá debo decir que bastante jóvenes!) que también estaban en ese hotel y se armaba un muy lindo .."¡Buen día!" con caras conocidas. El recorrido por las calles era incesante y los talleres y las asambleas mucho mejor que el 2007. Excelente el taller de percusión, el de canto, el de estampado de remeras… Las asambleas dejaron muchas preguntas y pese a que algunos buscaban respuestas era claro que la cosa es participar para poder llevarnos ejes para repensar..... ¿¡Que más decirles!? Hubo tiempo para todo y a la vez poco tiempo para .compartir dadas las ganas que se generan de seguir charlando. Por la noche las presentaciones, sábado más organizado, las murgas respetando la consigna de armar rejuntes y de no pasarse de los veinte minutos permitió que se terminara a horario y ¡¡¡quedara tiempo en la trasnoche para seguirla!!! El domingo ya se complicó un poco; muchas murgas actuando solas, extendiendo el horario, murgas que actuaron otra vez uniéndose con otras. Resultado: se terminó como a las cinco de la mañana… ¡¡¡Bueh!!! Queda mucho más por hablar, por decir, tanto en las cosas positivas como en las anécdotas para armar la autocrítica… Lo cierto es que uno tiene la sensación de no querer irse, de que la murga vive y sobrevive como nosotros…”
Este es el momento de las reflexiones acercadas por Ramiro de Los Guardianes de Mugica y denominadas Suardi, el Movimiento y los murgueros: “…Es fundamental saber de dónde viene lo que tenemos, a dónde vamos, para quién nos presentamos y a qué vamos. También saber todo lo que podríamos hacer con este recurso humano y no lo hacemos. Ya antes había hablado del lindo recuerdo murguero que fue en general el año 2006. Los guardianes estábamos bien metidos en Murgas Independientes, un espacio que a fines del 2004 era un proyecto de un grupito de murgas para construir un circuito independiente de corsos que articule a murgas de Provincia y Capital. Para mediados del 2006 ese sueño ya era una realidad, que caminaba y crecía, de cuatro o cinco murgas, ya éramos entre quince o veinte. Y se veía que a pesar de que en invierno muchas murgas no están activas y todas estamos afectadas por el frío y la lejanía de los carnavales con menos integrantes, casi todas las murgas nos manteníamos activas en el año reafirmando que ese espacio era mucho más que un “mi murga a va a tu corso tal día y ustedes se vienen al nuestro tal otro”. Había dos momentos en que eso se veía con claridad: la Marcha Carnavalera en La Plata y el Encuentro en Suardi. Durante mis primeros años – si bien supe de Suardi desde hace mucho – pasaron un par de años hasta que me decidí a ir; en cambio, quizás por cercanía, a La Plata lo descubrí antes. En La Plata, en diciembre del 2004, saltó la chispa. Pero fue en Suardi en el 2006, donde se vio el fuego. A ese Encuentro desde Murgas Independientes salieron siete micros, coordinados, en caravana En cada uno de ellos íbamos integrantes de distintas murgas. Los problemas que surgieron en el momento (como lo difícil que era negociar con el chanta de los micros o que algunos no estaban en las mejores condiciones) fueron, en general sorteados y hoy se recuerdan como anécdotas graciosas. Había una unión, una sensación de que tirábamos todos para el mismo lado que se respiraba. Además de las presentaciones y de lo enriquecedor que fue conocer a gente como los Sin Caretas, surgieron temas importantes para el Movimiento Nacional: conocimos a murgueros mendocinos que nos comentaron lo que era el Día del Murguero en Mendoza, y por qué; desde ese entonces en Buenos Aires lo venimos reivindicando. Durante todos los Encuentros (imagino que en los primeros también) se intercambiaron experiencias, sonaron bombos, se generaron amistades, amores, borracheras, etcétera. En este 2008 también y seguramente más de uno/a esté queriendo compartirlos y lo hace (se ve ese entusiasmo en los fotologs)[vii]. Todo eso (lo más comprometido y también lo otro) es indiscutiblemente hermoso y quien se oponga a esa alegría no puede ni debe ser murguero. El problema quizás, está en los objetivos de cada uno de nosotros. Con toda esta atmósfera de alegría que se siente ya desde el momento de subir al micro, o cuando los micros de la caravana confluyen en alguna parada, donde a veces pinta bajar un bombo y ya esas matanzas nos ponen la piel de gallina, convivimos hasta el retorno. Esa atmósfera se mantiene incluso una o dos semanas después de volver. ¿Cómo hacemos para mantener esto durante un año? ¡Peor ahora, que nos faltan catorce meses![viii] Algo muy difícil de explicar es cómo esa magia aparece en momentos tan sencillos como puede ser las charlas que se comparten en la cola del almuerzo, en el largo tramo que se camina desde el camping hasta el centro del pueblo, o en el mismo micro. Muchas veces esas experiencias pueden ayudar a resolver temas más internos. Me traigo muy buenos momentos de charlas, jodas y momentos más a menos serios con murgueros que suelo ver en Buenos Aires pero condimentados con esa magia de Suardi: desde comentar las presentaciones de las murgas con Diego Robacio, como lo hemos hecho en Parque Centenario o en otras movidas, intercambiar chistes y chicanas con Pablo o tener una charla compañera en la madrugada del lunes con el Pelado de Cachengue (espero no estar desobedeciendo lo que me aconsejó mandando este email). Todo eso acompañado de experiencias que únicamente se dan en Suardi, como conocer y compartir una presentación con las murgas de San Francisco, o ver a Falta un Tono de Jujuy.
Estuvimos quienes fuimos con cierto escepticismo porque vemos que la actualidad carnavalera, al menos en Buenos Aires, no está en su mejor momento. Quienes veíamos que se hablaba mucho de Suardi, de la joda, de las presentaciones, pero muy poco de sus contenidos, veíamos que se mentaba mucho el Encuentro pero que se ignoraban muchas cosas que pasaron acá.[ix] Que no todos podían ir, pero no se buscó integrar a quienes no van como para llevar propuestas o su voz al Encuentro. Para colmo en lo particular, me tocó contemplar demasiados debates absurdos con reuniones enteras dedicadas a discutir sobre los tiempos de las presentaciones y si salíamos todos juntos por zonas o cada murga hace lo suyo (algo que matemáticamente es imposible salvo que no salgan todas). Fue así como algunos empezamos a preguntarnos y preguntar, con cierta violencia el “¿a qué carajo se va a Suardi?”. (La palabra carajo fue apareciendo a medida que pasaba el tiempo y no aparecía respuesta a la pregunta hecha más cordialmente.) Además de lo que comenté antes, hubo algunos momentos relativamente exitosos: el domingo la asamblea tuvo una muy buena convocatoria, la mitad de los presentes participamos, por lo que fue la más concurrida desde que existen estos Encuentros. Podemos mirar el medio vaso vacío y decir que la otra mitad no estuvo pero es muy importante recalcar que se sigue mejorando en la participación de esos espacios, que a mi entender son el eje o “la excusa” para ir a Suardi. Me quedo con un éxito relativo que tuvieron (contra mi escepticismo inicial) los talleres con dinámicas que prepararon integrantes de Cachengue, Resakados junto con murgas de Córdoba y Rosario, donde en el plenario se hicieron devoluciones que recrearon bastante bien algunos problemas que tenemos los murgueros con nuestros vecinos, con las instituciones, y con otros murgueros. El éxito fue relativo, porque siguen quedando cosas por corregir e incluso esa noche tuvimos algunos inconvenientes en el corso: murgas que se excedieron en el tiempo o que se presentaron varias veces (después de haber tenido su presentación “individual”). Hay muchos problemas, que nos vienen arrastrando. La magia de Suardi nos sirve para contrarrestarlo un poco pero es importante, en este ambiente de alegría, de hermandad “post-Suardi” aprovechar para pensar algunas cosas, sabiendo que ese ambiente de “post viaje de egresados” en donde todos nos queremos, nos puede servir para discutir temas sin pelearnos tanto y poder mirar mas al otro, con el que compartimos estos momentos. Actualmente, el problema se puede poner en las distintas posturas o interpretaciones que conviven. Pertenecer a alguna de estas “categorías” que voy a nombrar, no significa que se ponga a las otras aunque muchas veces pasa y ahí pueden radicar los problemas. Puede que haya otras características, pero acá tengo tres, que además se reflejan en posturas e interpretaciones sobre no sólo a qué se va a Suardi sino también lo que es la murga y los objetivos para el Movimiento. Voy a mencionar tres, con críticas y virtudes hacia cada una de ellas, obviamente que estoy escribiendo sobre un fenómeno del que soy parte por lo que mi subjetividad va a estar metida en estas apreciaciones: 1) El murguero “Cachi”: La palabra Cachi describe al murguero que es bardo, que escabia, que descontrola. Es quizás el más polémico, quizás con demasiada polémica innecesaria. Hay murgas y murgueros que reivindican esta bandera y hay quienes la repudian. Por un lado se dice, criticando, que el murguero Cachi no hace política, no “labura”, va a las marchas o movidas (cuando va) sin saber a qué va, complica las movidas porque, por ejemplo, en una marcha por el feriado está en pedo o fumando y te derrumba la acción política: “así el feriado no lo vamos a conseguir nunca” decimos muchos cuando nos enojamos. Lo que parece algo espontáneo ya tiene su agrupación murguera y todo. Si bien no se puede aglutinar a todos los murgueros como parte de esto, hace más de un año que existe “Cachivacheando las Calles”, una “murga” (o conjunto de murgueros de distintas murgas) que se formó en Semana Santa el año pasado, en un viaje que hicieron integrantes de distintas murgas a Mar del Plata.Como respuesta a las acusaciones de “Cachi bardo” en una de sus letras cantan “somos Cachivaches, pero organizados” y se apoyan en cosas concretas como la organización que tienen para viajar a Córdoba o Mar del Plata. El ambiente de “Cachivacheando” tiene muchas cosas positivas, parecidas a las que nombré antes sobre Suardi: murgueros de todas partes viajan a distintos Encuentros, comparten experiencias, matanzas, romances, borracheras. Generan lazos afectivos, y hasta se podríadecir que militan el “no a la competencia entre murgas” más que nadie. (Al menos entre los Cachivacheando de distintas murgas no compiten; se unen dentro de esa bandera. Después habría que analizar que pasa con los “no Cachi”). Personalmente tengo muchas amigas y amigos que están en Cachivacheando y se prenden a esas movidas; les critico la indiferencia y la falta de compromiso hacia cuestionessociales (como por ejemplo la situación de mi murga y el barrio) y cierta tendencia a vaciar de contenido algunos espacios pero también reconozco los lazos que construyen y la alegría que transmiten. Si esos lazos pudieran tener algo más de contenido, si sus canciones pudieran transmitir algo más que “tomemos fernet” (cosa que yo también hago), y contemplar y bancar a murgas con características distintas, seguramente sería un integrante de Cachivacheando. Veremos que pasa en el futuro.
2) El murguero “Artista Disciplinado”: algunos (en especial los Cachi) lo pueden tildar de “murguero careta”. En esta categoría metería como referentes a algunas murgas que además se destacan por tener un espectáculo con muy buen nivel artístico. El murguero disciplinado choca mucho con el Cachi. Por lo general son murgas laburadoras, pero que a veces, por la obsesión por tener todo perfecto, genera choques con gente de otras murgas. Muchas veces se pone en evidencia la disposición de este tipo de murgueros a participar en algunas movidas pero borrarse en otras. Se puede hablar de dos tipos de características, por un lado los que van más de frente (y tienen más choques con el resto) y los que aparecen cada tanto (que tal vez no serían disciplinados). Tanto las borradas como los fastidios y quejas se pueden justificar por todo ese esfuerzo que cada una de estas murgas hacen para sacar un excelente espectáculo, tener corsos bienorganizados. Por lo general son murgas de barrios de clase media, cuyos integrantes son más o menos de una misma edad (o sea casi no tienen pibes). Algunas tienen un desempeño “semiprofesional” durante el año, actuando en casamientos, fiestas de quince años, etcétera, con lo que financian sus carnavales. Quizás alguna que otra tenga algún apoyo institucional también (o si es de capital participa en el circuito oficial). Su identidad de “barrio clasemediero” se puede ver en algunas características. Esa reivindicación y autoafirmación del esfuerzo pero que muchas veces les impide (como pasa con la clase media argentina) ver las características distintas de otrasmurgas: ya sean murgas de barrios mas populares, con muchos pibes, o murgas más Cachi. Sin embargo, vale aclarar que (al menos en Murgas Independientes) estas murgas no se oponen a murgas con características distintas como las que mencione antes (quizás con excepción de los Cachis), simplemente pasa que muchas veces las ignoran. Personalmente también tengo amistad con muchos y muchas integrantes de estas murgas y admiro a muchas de ellas por lo que muestran cada carnaval, también la forma de trabajo y organización. Si tengo algo que criticar o que llamar la atención es que a veces falta mirar y pensar más las situaciones de otros, para de esa manera, poder poner ese recurso, que es tener un muy buen espectáculo y una murga con buen nivel a disposición de todos y poder colaborar desde ese lado con el movimiento. Tal vez al resto del Movimiento le falta generar las condiciones para que este tipo de murgas pueda aportar desde su lugar sin perder lo que tienen.
3) El murguero “Militante”: El murguero militante tiene bien en claro que “hace política”; esto no significa que esté en algún partido, ni tampoco que los anteriormente mencionados no hagan política (que la hacen también). El murguero militante siente imprescindible para una murga el compromiso social y no se conforma con “ensayar en la calle y cortarla para un corso”. La murga es un factor de cambio social, de crítica, de inclusión y de solidaridad. Muchos puede criticar a este tipo de murguero de “usar la murga para otra cosa” o de “desviarse de lo que es el carnaval”. Sin embargo hay murgas con esta característica que sacan excelentes espectáculos y sienten al carnaval tanto como los dos tipos mencionados antes. El murguero militante va a Suardi conesos objetivos, no falta a una asamblea o plenario, y se lamenta de que no estemos todos. El murguero militante trata de estar en todas las movidas solidarias, no todoscumplen lo que dicen de palabra, peor la idea es esa. Hay murgas que no se terminan de distinguir entre el murguero artista o el murguero militante: tienen un espectáculo muybueno y muy crítico pero no siempre lo sostienen cuando termina la presentación, por lo que hay murgas que no sabría en cual de las dos características ubicarla. Su extracción social es diversa. Al menos de los barrios de esas murgas ya que hay murgas de estilo militante de barrios de clase media, caracterizadas (con cierta ironía) como “murgas de universitarios”. También hay murgas (como en mi caso los Guardianes o los Piratas y los Locos de Fiorito) con el contenido social y político en la mismarealidad que viven. Tal vez el problema es que falta comprender o aceptar que no todos quieren comprometerse. Tal vez falte que el resto de los murgueros entienda que todoespacio publico es político, y que las murgas tenemos un lugar muy importante en relación a esto (cortes de calle, feriados nacionales, ocupación de plazas, etcétera), pero que el compromiso tiene que salir de cada uno y tiene que estar directamente relacionado con lo que se hace, en el caso nuestro: murga. Por otra parte, unproblema que hubo muchas veces con murgueros militantes, es la búsqueda de incluir temas que actualmente están muy ajenos a la movida murguera pretendiendo que tengan una adhesión que no tienen (recuerdo la propuesta de una murga queriendo hacer un corso para los trabajadores del Casino, muy legítima, pero casi sin tiempo para que el resto de los murguero sepa de que se trata). A veces falta un compromiso mayor hacia lo propiamente murguero, las cosas que pasan en los barrios o que viven otras murgas mas allá de otras actividades políticas en donde las murgas pueden ayudar. Aunque parezca lo contrario, el murguero militante es el menos vulnerable a ser utilizado políticamente por otros, ya que el interés por estos temas hace que analice cada convocatoria (en especial en Murgas Independientes). Tanto Cachis, como artistas, al tener otras prioridades no se fijan tanto en el “de donde viene” la invitación y son mas vulnerables a “hacerle el juego” a cualquiera, metiéndose en algo sin saber bien que es. En resumen, falta mirar más al otro, y un compromiso más importante con el Movimiento, incluso de parte de los “murgueros militantes”. También falta tener en cuenta que el ámbito murguero es un espacio de poder, y que a medida que no haya un compromiso colectivo somos más vulnerables a todo lo que rechazamos. Una murga mueve mucha gente, un colectivo de murgas aún más. Se mueve mucha guita en micros, mucha guita en logística, en trajes, etcétera. Si no hay un compromiso para hacernos cargo entre todos, estamos vulnerables a que cualquiera, por ejemplo gestione micros a Suardi y se quede con un vuelto importante, o arregle cualquier cosa con instituciones gubernamentales a nombre de todos sin que lo sepamos, de la misma manera que en murgas con director puede pasar que este no diga que se cobra por las presentaciones y luquee con eso. Es fundamental saber de dónde viene lo que tenemos, a dónde vamos, para quien nos presentamos y a qué vamos. También saber todo lo que podríamos hacer con este recurso humano y no hacemos. Preguntemos una y otra vez: ¿para qué queremos recuperar el feriado? Desde ya, aclaro que esto es una opinión personal basada en experiencias vividas y pensadas, abierto a críticas y discusiones, no pertende ser la voz única del Movimiento…”
“Donde la Lucha se Encarna(valea)” es el aporte que hace Fede, el “Pulga de Arpillera” de la murga Cachengue y Sudor, desde Ciudadela, Subsede de la Triple Frontera (¿bah… Subsede?), como él elige presentarse: “Vientito del “casi casi “norte santafesino. En ese punto donde el mapa nos dice que “casi casi” se abrazan Córdoba, Santiago, y Santa Fe. Donde la tierra es más genuina que la que barremos en las putas ciudades. Donde no molesta, no mancha, no ensucia sino abraza. Ahí, luego de un nocturno paseo por las rutas, tipo mediodía, llegamos. Abrazos con viejos conocidos; la gente que conoce por primera vez deja que la tierra le sacuda los ojos atónitos de tanto color y tanta pasión carnavalera. Murgueros de varios lugares del país rejuntados en un solo punto, en un solo pueblo. Suardi, de siete mil habitantes, donde año a año, en un fin de semana ese número se incrementa en un casi veinte por ciento. Una fiesta, de tal magnitud que hasta los números recién escritos no parecen fríos. Ochenta murgas representadas, cada cuál con su estilo, su manera de entender al carnaval, donde se escucha en más de una voz que es una forma de vida la del murguero, que la murga es la vida misma, que no hay un momento en que se es murguero y otro que se es otra cosa. Suardi 2008. Un Encuentro Nacional de Murgas que se construyó en los Encuentros anteriores, desde el 2000. Gestión y autogestión en su esplendor, no digo perfección porque esa palabra suena demasiado estática, y esto es un movimiento, que crece, avanza, frena porque se equivoca, y vuelve a construir. Desde el año 2002 que participo de este movimiento, que me Encuentro con gente nueva cada año y que me reencuentro con gente que abrazo cada año y sonríe por el simple hecho de volver a vernos. Aquel año, el primero que asistimos con Cachengue y Sudor, nos encontramos con una asamblea que buscaba formar algo así como un rejunte murguero que intercambie las distintas problemáticas de las agrupaciones a lo largo del país. Año a año, se empezó a ver una necesidad de darle forma, y en un proceso de nueve años (incluyo los dos Encuentros anteriores, 2000-2001) nos encontramos con un nombre para el movimiento, laburos por regiones donde se realizan corsos independientes y gratuitos para la gente, marchas organizadas, Encuentros previos para la organización de los Encuentros de Suardi y mucha gente que decide volver año a año. Hasta surgió la fijación del Día del Murguero, 18 de diciembre, en conmemoración del murguero asesinado en Mendoza por un hijo de puta al volante. Vimos a gente como Marcos de Sin Caretas que se encontraba en una posición de referente que supo abrir y hoy disfrutar de una asamblea y del Encuentro mismo desde otro lado, a los mismos Sin Caretas que hoy no tienen la carga de organizar tooooodo lo todo que significa organizar un Encuentro así. Murgas de Buenos Aires que empiezan a dejar de mirar el ombligo – alguien dijo que de los porteños eso iba a ser imposible – para abrir el juego… Los almuerzos del Encuentro garantizados y organizados entre todos. También voces que se repiten y son muy válidas y reconfortantes escuchar y voces que aparecen desde la juventud como Vientitio de La Estación, Pedro de Cachengue o Gaby de la Revuelta que demuestran no necesitar del documento para mostrar que tienen una cabeza así de grande, los Okupando Levitas de Rosario que nos hacen cagar de risa con espectáculos que parecen ser hechos a medida de cada Encuentro. Poco a poco también se ven cuestiones del respeto que empiezan a crecer. Hay que seguir laburando, es cierto; pero logramos respetar los tiempos en general para que todas las murgas podamos tocar. Falta un poco no más… Y la fiesta, los excesos, esos que permite el carnaval, dentro de un marco de no joder al de al lado (lo de no dormir por los bombos no cuenta, ja). ¡Qué groso vernos a todos dando una vuelta por el camping a todo baile y bombo y… trompeta! Construcción, desde el placer, desde la alegría. La lucha desde el ángulo que nos puede encontrar bien plantados, vivimos carnavaleando, luchamos por un lugar más justo donde crecer, vivir desde la alegría. No es error de redacción, repito la alegría como aprehendí en un taller de “La Risa como Principio Revolucionario”, la seriedad es la que nos quisieron hacer creer como modo correcto, para que vivir solo sea respirar y nada más… Bueno, propongo que nos asfixiemos entonces de risas, carcajadas, canciones y danzas… Así la lucha será como debe ser...”Encarnavaleada”.
Alfredo contribuye nuevamente: “…El mensaje de Ramiro de Guardianes a raíz de este Encuentro Nacional de Murgas en Suardi 2008 me resulta lo suficientemente motivante como para hacer algún comentario. No puedo soslayar que inciden, también, mis propias vivencias en el lugar, la explosión de repercusiones que se percibe a poco que uno recorra los fotologs de murgueras y murgueros y reflexiones que se van volcando como la del de la subsede Ciudadela de la "Triple Frontera"(o sea de "Cachengue y Sudor”). Mas la calidad que al menos yo adjudico al posteo de Ramiro, se me hace determinante. Lo anterior permite inferir que me siento identificado con su mensaje. Tengo muchas reservas con la inteligibilidad del fenómeno murguero, al que prefiero vivenciar desde la emocionalidad. No obstante por vicios de mi "deformación académica", sé que voy a caer en algo culturoso. Bueno al fin y al cabo, la contradicción forma parte de la condición humana, mal que les pese a muchos...Por transitar en el circuito educativo formal del país, Ramiro, no podía menos, con su sensibilidad, aguzada por la misión que cumple con los hermanos de la Villa 31, que esbozar una llamativa e interesante clasificación sobre los componentes de los murgones. Al modo de las rémoras (esos pequeños peces que van prendidos a los parásitos del tiburón), ahora a uno le resulta más viable comentar esa clasificación que hacer otra. Es más, hasta se la puede tomar como referencia para insinuar algún complemento. Después de un apagón de casi tres décadas, la murgueridad (como le dice Pupita), y como feliz derivado, o subproducto de la vigencia democrática de la que disfrutamos, pese a todo, desde diciembre de 1983, vivencia una crecimiento exponencial con tendencias quánticas (perdón por esta "culturosidad", y otras que se me deslicen, propias de intentar vanamente transmitir emocionalidad a través de la de por sí limitante palabra escrita). Tenemos (aramos dijo el mosquito) entre manos algo que es más valioso aun de lo que muchos sentimos, si se lo mira desde las difusas fronteras que separan nuestros micromundos murgueros del resto de la fluencia o flujo vital argentino contemporáneo. Suardi 2008, pasa a ser un hito o mojón ineludible en este fenómeno de contención de la juventud argentina. Toda una muestra del potencial autogestivo de los murgones, susceptibles de ser considerados telúricas "tribus urbanas". Con raíces honda en los sectores pobres y empobrecidos del país, luego de navegar en corrientes profundas, la murgueridad asoma a la superficie y se encarna en cada uno de sus cultores y cultoras. Por su sensibilidad al contexto lo murguístico es dúctil, flexible y maleable. De allí a decir que es coherente con el tiempo que le toca vivir, suena como a perogrullada. Todo lo que describe con minuciosidad Ramiro es comprobable y se puede complementar con abordajes colectivos y transdisciplinario (no pongas palabras rebuscadas, gil de goma…). No deja de llamarme la atención, la influencia de las Escuelas o Facultades de Arte. En Suardi ya el año pasado se notaba, y ahora más, la influencia de las Universidades de Córdoba, Santa Fe y La Plata. Tal vez aquí (Buenos Aires y alrededores) se perciban influjos de Filosofía y Letras, pero se me hacen más diluidos. . También asoman los intentos de asimilar lo murguístico a lo educativo (Debo confesar que ello me causa algún resquemor). No obstante esos resquemores, forma ello parte de lo que Ramiro califica como "CLASEMEDIERO", aunque el mismo Ramiro me dirá que él lo uso en otro sentido y lo reconozco. Ese término clasemediero – es la primera vez que lo leo – me parece muy fecundo, y muy ligado a Jauretche. Volviendo a la clasificación de Ramiro, me hace acordar a un libro que leí allá por 1966, que se llamaba "Estrategias para sobrevivir en Buenos Aires", del aun vivo Alfredo Moffat. Y al comentar este acontecer murguero no puedo soslayar el titulo de una obra de 1953 de uno de los autores que más cultivo, Rodolfo Gunther Kusch, cuyo título es: "LA SEDUCCION DE LA BARBARIE: ANALISIS HERETICO DE UN CONTENIENTE MESTIZO". Confieso que "revivo" el fenómeno murguero ayudado por las elaboraciones de Kusch, fallecido en 1979. Es por ello que esa fluencia o flujo vital predominantemente juvenil y crecientemente femenino, que tan atinadamente analiza Ramiro, con su vital dinamismo y su arraigo telúrico, "fagocitará" todos los aportes, que se le vayan haciendo, desde las distintas maneras de ver el mundo que portan las murgueras y los murgueros que participan intensamente de la movida. Cada uno hace su aporte desde los valores que lo sostiene, de los concientes y de los inconcientes. Verbalizándolos, o a través de sus sonidos y sus danzares. Por eso es importante haberle dado al evento de Suardi, la denominación de Encuentro. Porque eso es. Un ámbito donde interrelacionarse desde valores a veces afines, a veces diferentes. Tan importante han sido las deliberaciones de las Asambleas, como el Tam –Tam que se mantuvo casi ininterrumpidamente durante casi dos días y medio. Cada "matanza", cada intercambio de caricias y brindis. Todos quienes allí estuvimos, nos volvimos (en parte) con nuestras sensibilidades dinamizadas. Yo no he podido dejar de pensar en cómo mantener y perfeccionar si fuera posible "el espíritu de Suardi". Como hacerlo pervivir aun en casos que una estampida de los combustibles no lo haga viable físicamente posible al "Encuentro" en ediciones venideras. O como hacer el Encuentro en el mismo lugar en una forma más desconcentrada (con subsedes en Suardi) y en las localidades vecinas. Pero eso es lo de menos. La movida murguera es imparable porque tiene raíces que vienen de muy lejos en el tiempo. Lo importante es que cada una o uno lo viva auténticamente e inserto en esa extensión de cada uno o una que es su respectivo murgón, admitiendo en caso de discrepancia o simple mudanza; el "pase" de un murgón a otro. Que el espíritu del Encuentro de Suardi, acompañe nuestras existencias y nos dé soporte emocional a las carencias múltiples que caracterizan y caracterizarán nuestro tiempo argentino, continental y planetario. Buenos Aires; 22/08/2008 19:37:52”
Retoma Gra “La Torda”: “Bueno, me he leído tanto lo de Ramiro como lo de Alfredo… Y he pensado en otro aporte para seguir compartiendo tal como nos alienta Pupita. Veamos… Son claros los tres arquetipos que esboza, didácticamente Ramiro. Lo cierto es que en muchas murgas estos tres "tipos de murgueros" conviven dentro de ella. Es decir, casi ninguna es "Murga Pura". Por lo tanto, las diferentes murgas tienen diversos porcentajes de Cachis, de Artistas Disciplinados y de Militantes. Y tomando lo que refleja Alfredo, dentro de cada murga que asistió a Suardi, se vivenció el Encuentro .emocionalmente, racionalmente…. Se avanzó en propuestas, se apostó a que todo siga igual. Es decir, la complejidad de la murgueridad permite que todo conviva al mismo tiempo dentro de cada murga. He ahí la riqueza. He ahí lo conmovedor de esta apasionante experiencia…”
Señala Julia de Rinconcito de los Sueños: “…En primer lugar pido disculpas a mi amigo Charango y a Gabi por no haber podido estar en Suardi ya que la salud me jugó una mala pasada. Pero ya estoy bien. Gracias a Dios hay tantos comentarios, crónicas, videos que uno siente haber estado. Gracias por todo lo que comparten. En este tiempo estuve leyendo mucho sobre lo que cada uno escribe sobre las murgas, murgueros/as, movimientos, carnavales, etcétera y fueron surgiendo interrogantes e ideas que van y vienen en mi cabeza. No comparto con Ramiro esa "clasificación" que ha realizado. Se que no lo hizo con mala intención pero nuestra sociedad tiene la mala costumbre de poner rótulos a todo y a todos: alto, petiso, gordo, flaco, rico, pobre, discapacitado, etcétera, y es ahí donde habitan mucho de los problemas sociales que hoy vemos. (Se ve en las calles, en la escuela, en las familias.) Cada persona es diferente y es esa diferencia la que hace que nos enriquezcamos y aprendamos unos con otros. Tenemos que aprender a vivir con esa "diversidad" y usarla, experimentarla en forma positiva. Los murgueros "Cachi", los "Artistas Disciplinados" y los "Militantes", todos, hacen murga de una u otra manera y así nos podemos complementar mejor. He escrito en varias oportunidades para comentar sobre mi experiencia en mi murga "Rinconcito de los Sueños" y he enviado una invitación para una gran presentación en un Encuentro de murgas "especiales" (sólo es para aclarar y que entiendan que tipo de Encuentro era) en Córdoba Capital. No he visto a ningún integrante de murgas de esa ciudad (de las que fueron a Suardi) que estuvieran presentes para ver. ¿¿Por qué?? (Es mi gran interrogante.) De Suardi se habló mucho (y está bárbaro que se hable) pero actividades como las que manifestó en un momento Los Rengos del Bajo o nosotros a las MURGAS no les interesa y por eso no se interiorizan. Ni siquiera se acuerdan. (Hay excepciones, no son todos... Gracias, Marcos, por preguntar cómo nos fue, espero te hayan llegado las fotos.) Ramiro habló de "mirar al otro"; de la murga como factor de cambio social, inclusión, crítica, solidaridad. Estoy de acuerdo con él. Y, nosotros, los que formamos parte de murgas con integrantes con discapacidad, trabajamos, afianzamos y "lo mostramos". Factor de cambio social: lo que se hace es tratar de desterrar mitos, cambiar miradas, paradigmas, posturas sobre la discapacidad. A través de la murga hemos logrado que los alumnos reconozcan su discapacidad y aprendan a vivir con ella y no se autodiscriminen, luchando por sus derechos. (Hay más pero sería muy largo de explicar.) Inclusión: la murga está integrada tanto por alumnos, docentes, padres y a veces se suma algún que otro habitante de Brinkmann. Tratamos de "estar" junto a otras murgas como la nuestra o no, trabajamos la inclusión e interacción desde todos los aspectos. Crítica: los alumnos aprendieron qué es una murga, qué se reclama, por qué Suardi, estilos diferentes de murgas, etcétera, etcétera. A partir de allí, ellos componen las canciones y/o mensajes a la sociedad (para producir cambios); el último lo hizo Jonás (está en silla de ruedas) y pide que nos quieran y nos respeten como a los demás (Profundo, ¿¿¿no??? ¿¿¿Por qué lo habrá dicho???¡¡¡A pensar!!! A pesar de muchos que hacen oídos sordos a esto, créanme que es un tema que da para un gran debate y se sorprenderían de lo que podemos hacer y lograr con este estilo de murga. Muchas murgas se jactan de ser integradoras e inclusivas. Yo pregunto, ¿a quién? ¿Para quién? Nosotros somos murga y hacemos murga como cualquiera de ustedes a pesar de que no nos tienen en cuenta…”
Graciela “La Torda” contesta: “Te cuento algo de Suardi y Brinkmann. Cuando llegué estuve viendo si te veía por ahí y empecé a preguntar pero nadie sabía decirme nada... El domingo al mediodía, una jovencita medio rubia estuvo en el camping haciendo trencitas tejidas y he aquí que, conversando de bueyes perdidos, me cuenta que es de Brinkmann. Ahí no más le pregunto por la murga de esa ciudad y me dice: “No, no tenemos murga allá.” En fin… Yo entonces le cuento de una murga formada por chicos con discapacidades. “¡¡Ah!! ¡¡Esa sí!!”, me dice. Yo no recordaba tu nombre y entonces le pregunté si no sabía quien la dirigía y ahí no más, ¡¡sí, lo supo!! Y me dijo: “Tiranti” y que no te había visto por Suardi. Luego me contó que no estaba en la murga y que se quedaría hasta la noche… Luego nos encontramos en el corso y le gustó mucho toda la movida. Nunca había visto murgas, me comento. Pero jamás, escuchá bien, jamás asoció que podía unirse a la tuya, en su propio lugar. Cosas, ¿¿no?? Una pena no habernos encontrado… Y, además, para todos les comento algo muy importante que pasó en Suardi y que creo nadie relató: Inesita de los Pegotes en su rol de "civil" devenida en médico, repartió unos papelitos chiquitos con una postura sobre la salud. La salud como construcción social, la salud construida por todos, por los profesionales y por los pacientes, en este caso los murgueros que por cualquier motivo pudieran requerir atención. Estuvo muy buena esa postura y creo firmemente que este Encuentro da también para abordar otros temas no "específicamente murgueros o de carnaval" pero importantísimos al plantarnos como actores sociales. Yo trabajé algo en la previa de Suardi sobre este tema pero no fue aceptado para asamblea ni para talleres.Pero ahora tomando lo que nos dice Julia, creo que vale pensar en otros ejes para el Suardi 2009…”

Fotografía tomada de la Red de Fotologs Murgueros (fotolog.com/murgacachivache)

Se suma Murga La Estación de San Francisco, Córdoba: “Hola hermanxs del carnaval, antes que nada tengo la misma necesidad que la gran mayoría sintió: decir otro ¡¡¡muchísimas gracias!!! A todxs ustedes por haber hecho posible que también este se haya convertido en otro mágico Encuentro de murga, risa, amor, sueño, carnaval, alegría, bla, bla, bla… En fin, el motivo que me convoca es tratar de organizarles y sumar para ustedes, compañerxs, lo que fue el cierre de la asamblea del día lunes 18 poco antes de partir, donde entre apurones y resacas, estaba ese plus de energía para seguir construyendo y, según lo que voy leyendo, construyéndonos. La cosa fue así (desde donde yo estaba sentado): Se intentó continuar, desde un comienzo, las tres líneas que se trabajaron el domingo 17 separados en grupos. Tales eran, Espacios Públicos, Feriado de Carnaval y Murguero como Militante Barrial. Sobre el primer tema se planteó que cuando se habla de recuperación de estos, nuestros, espacios públicos también se debería ampliar la idea a las escuelas y hospitales por nombrar algunos de los tantos, además de las plazas. Lo que se busca es concebir que cualquier artista puede y pueda ingresar a realizar desde lo amplio que abarca el arte. Parecía que la asamblea iba a tener el ritmo de lo que se hablaba en cada zona o murga respecto a los tres ejes, pero de repente la charla cambio de rumbo. Se propuso por parte de la gente cordobesa Murguita del Sur transformar los tres ejes en uno que los aglutine… La militancia barrial, que tiene que ver con la imagen del murguero. A partir de ahí se charló cómo se puede luchar para evitar los conflictos tanto dentro de las murgas como con otras (convivencias y competencias) y hasta con los vecinos en los barrios. Estos pasos se plantearon como necesarios para lograr, la organización, compromiso y conciencia sobre el MOVIMENTO NACIONAL DE MURGAS y sobre el logro de los tres ejes planteados como objetivos. Cumpas de Buenos Aires visualizaron una opción con la pregunta ¿Qué hace mi compañero como murguero? Es tratar de buscar un reflejo en mi espacio para contagiar las cuestiones de convivencia y participación de la murga con el MNM. Así también, sobre el Suardi vivido, Rosario pidió concretar por escrito ideas que surgen para la construcción y organización en los eventos (caso es el de las viejas barredoras) y que pueden ser implementados en demás corsos. Cierto es, y se elogió también, la riqueza y utilidad que se le dieron a los pre- Suardi en San Francisco (Córdoba) y Rosario (Santa Fe), como experiencias humanas y como organizativo ya que hubo varias mejoras en la organización de este Encuentro (participación masiva en talleres y asambleas, mejor difusión de actividades paralelas, ¡Momo!, servicios de limpieza y cantina, y mayor respeto a los horarios). Así mismo cabe aclarar dos errores inmensos (a mi modo de ver) pero que superan la organización: El comienzo del corso del domingo tres horas después de lo que se difundió por volantes en el pueblo (estaba pautado a las 17 horas y arrancó cerca de las 20 si mal no recuerdo), sabiendo que había gente esperando y se fue; y el otro me refiero a la cantidad de basura y suciedad que queda tanto en el pueblo como en los baños, que se vuelven inutilizables. Entonces nos preguntamos entre todos ¿a qué se viene a SUARDI, teniendo en cuenta el esfuerzo que representa para todos?, ¿es necesario poner normas estrictas para poder convivir (cabe recordar la viveza de escribir la pared del baño con caca. ¿?)? ¿Armaremos corso y Encuentro por separado con murgas previamente definidas para actuar, para arrancar a horario y que el pueblo también disfrute, así no sólo nos quedamos los murgueros haciendo el aguante y soportando el frío? Estas fueron ideas que ahora se transforman en preguntas. Desde Mendoza también se planteo preguntarnos ¿Qué pide la gente? Con respecto a la recuperación del carnaval y qué tanto sabe o recuerda de él. Agregó también que a los espacios públicos no sólo hay que ganarlos sino cuidarlos y, permítanme agregar, quererlos. Ahora anoten en su calendario: el 12 de octubre seguimos de carnaval en la zona sur de Córdoba donde vienen creciendo año a año los corsos allí y a su vez luchando con quienes quieren lucrar con esta fiesta popular organizándolos al mismo tiempo con entrada. Se han acercado tres proyectos para tener a mano y poder ir ganando terreno "legitimado" en ámbitos como la escuela y el barrio: dos de ellos son proyectos de murga La Estación de San Francisco para trabajar tanto en escuelas normales como especiales y el tercero es de la murga De Parche En Parche de la Escuela de Trabajo Social de Córdoba para trabajar con la comunidad en los barrios (trataremos de ponerlo a su disposición lo mas pronto posible)…”
Wally de los Sin Caretas escribe: “Hola, mi queridos hermanos murgueros. Algunos me conocieron en el Encuentro, otros antes del mismo... Quería agradecerles a todos por ser parte del Noveno Encuentro de Murgas. Ahora se viene el Décimo Encuentro Nacional de murgas y también el Centenario de Suardi. Supuestamente parece ser que todo fue de color de rosa así que tratemos de tener en cuenta algo: No es de color de rosa. ¿Por qué? Supuestamente el año que viene se va estar organizando el Encuentro de Murgas en octubre como todos los años anteriores. También se va estar organizando la Fiesta Provincial del Sorgo (Municipalidad de Suardi). O sea, estamos tratando de investigar cómo se viene la mano para el año que viene. Los espectáculos callejeros van estar cumpliendo los veinte minutos (sea como sea ) aunque es medio imposible pero es la bruta realidad. Las marchas murgueras no fueron cumplidas por falta do organización. O sea, no se largaron donde se había planificado y eso a nosotros nos molestó porque en ciertas asambleas que se realizaron antes del Encuentro, habíamos decidido tener una organización mejor pero no se pudo. ¡Lástima! (Entiendo la adrenalina en Suardi y se deben haber descontrolado.) Yo también podía haber estado coordinando la marcha… PERO… Algunos de los Sin Caretas, incluido yo, nos sentimos muy débiles por el trabajo y la presión de todos lados y no pudimos. (Nos fuimos a descansar. Yo estuve en el hospital casi quince minutos.) Seguramente, se habrán enterado que yo he discutido con Marcos Griffa por el asunto de la organización. (Pónganse en mi lugar, este Encuentro lo hicimos los Sin Caretas que estamos en Suardi). No es para reprochar nada ni excluir a nadie. Las opiniones las aceptamos como siempre y hacemos lo que tenemos al alcance. Bueno, chicos, hay muchos puntos para debatir y charlar juntos por celular o por correo Yahoo. Estoy dispuesto a recibir reproches, palos alternativos (jejeje) y todo lo que quieran decir sobre esta organización de diez chicos que pusieron alma y sudor al Encuentro Nacional de Suardi 2008…”
Responde Pupita: “¡¡¡¡¡WALLY TE QUEREMOS!!!!! Me imagino el trajín, los nervios, las corridas... ¡¡¡Y encima te tuvieron que llevar al hospital!!! Organizar un Encuentro para miles de personas de todo el país, estar en veinte lados a la vez... Eso sí que es amor y pasión…”
Comparte Toro de Resakados del Trueno, Murga de San Miguel: “Envío algo de lo interesantísimo y amplio y variado de las asambleas. (Participaron hasta los más chicos). Suardi 2008 - Asamblea del sábado­:[x]
Ejes: El murguero como militante barrial:
¿Murguero para qué? ¿Murga para qué?
¿Qué hace cada murga en su barrio? No sólo por ensayar o presentarse una murga gana el apoyo del barrio.
Ley del Feriado de Carnaval. Reclamo en conjunto, como Movimiento Nacional de Murgas. Feriado por una fiesta popular, diferente del feriado para el turismo.
Espacio público. Entendiendo esto como la base de cualquier actividad murguera (ensayos, corsos, presentaciones a la gorra, marchas, etcétera). ¿Dónde ensayamos? ¿Qué es lo público?


- El murguero como militante barrial: Intereses individuales, diferentes de la propuesta colectiva de la murga. La murga para el barrio, los jóvenes, la familia, la gente grande. Actuar en la plaza ya es militancia, recuperando, usando un espacio público. Querer transformar algo en el barrio, comprometerse es diferente de hinchar las bolas. Hay casos de murgas o actividades murgueras que son sólo para los murgueros, no para la familia (“Festimurgas”), como los corsos, que se podrían abrir a otros espacios, otras expresiones del barrio. Militancia hacia adentro y hacia fuera. ¿Qué transmitimos?, ¿Qué imagen damos? ¿Como aprovechamos el Encuentro de Suardi? Se habló de la murga como herramienta para llegar a la gente, a la sociedad. Es una manera de reclamar y de denuncia, de mostrar la realidad, es una herramienta de expresión, una forma de lucha a través del arte. El murguero es un artista callejero. No sólo buscar lugares de participación sino buscar lugares donde ser escuchados.La murga hace política por acción o por omisión. (No es lo mismo política que política partidaria). Existe una aprehensión a este tema (de hacer política) por miedo a que te “aparateen”. La relación que existe entre los artistas y lo social, que están cruzados. Militancia hacia adentro y hacia fuera, es un lugar de contención, como salida de la droga, de los problemas familiares, etcétera y cómo llevar esos problemas a la lucha. Dentro de las luchas, se habló de coherencia entre lo que decimos y criticamos y lo que hacemos cotidianamente.Todos tenemos algo bueno para mostrar, y ahí se carga la estima murguera, hay que impulsar dentro de esto la participación. ¿Cómo lograr la interacción con el barrio? ¿Como se toman decisiones dentro de la murga? Horizontalidad, participación de todos, pertenencia, compromiso y responsabilidad murguera.

- Espacios públicos:
Rescate murguero, ¿Cómo construir el espacio? La degradación del corso como espacio popular por el cobro de entradas. Romper con la definición de que lo público es “del estado para todos” y al final no es de nadie. La construcción de lo colectivo del espacio consensuando con los permisos, sin permisos burocráticos. Espacio público es todo aquello de lo que tomamos posesión y lo hacemos público. Espacio público es una construcción, la gente lo siente ajeno, pero debe apropiarse de él. Hay que trabajar, reconstruir el espacio público dejar de ser “de nadie” y empezar a ser “de todos” ¿Cómo incorporamos al vecino, al barrio en esta búsqueda? ¿Cómo reconstruimos los lazos? Es un tema macro, que supera las propias limitaciones. ¿LA MURGA ES PARA EL BARRIO O PARA LOS MUGUEROS? El estado “administra el espacio público” y no se hace cargo, lo privatiza, las sierras, el agua. Hay que crear estrategias para comprender estos temas. El espacio público es para disfrutarlo, compartirlo, hay que cuidarlo y no destruirlo, construirlo con los vecinos, la salud, la educación también son temas públicos para involucrarse. La murga vive en el espacio público, resiste al avance del mercado, es también una herramienta la murga para intervenir en lo público. La calle sigue siendo peligrosa para el sistema, y ahí la murga vive e invita a todos a sumarse. Discutir sobre el espacio público es también discutir sobre los derechos y sobre el rol del estado (“administración”), escuelas, hospitales, etcétera. La murga como acto social debe intervenir en la construcción del espacio público.


- Ley de Carnaval:
La ley es algo que todos tienen que hacer, que tiene validez para todos. Se habló de la historia del carnaval, sobre la dictadura militar y la quita del feriado (la murga explica, informa, divulga en la familia, la escuela el barrio estas cosas)Hay que recuperar el feriado, ¿Qué es el carnaval? Diversión, compañerismo, Encuentro, felicidad, expresión comunitaria, es algo hermoso (por la mímica, los trajes), relajamiento, igualdad. Hay una renovación de las formas del carnaval, como lucha social (ingreso en actividades socioculturales y políticas de expresión carnavalera) y como fiesta popular. Si bailamos solos, no vamos a recuperar el feriado… Militancia barrial. ¿Queremos el carnaval para nosotros, solo para las murgas? ¿Qué es ley del carnaval?
Una vez más, Gra “La Torda” retoma su compromiso y agrega: “Acá les envío algo que entregué en Suardi en el grupo de Espacios Públicos donde yo estaba. Es un material que yo llevé escrito. Se los copio para seguir, como dice Pupita, aportando al debate. Espero que sirva para pensar: Por qué seguir en la calle… La murga necesita de la calle y la calle necesita de la murga. Renunciar a este espacio es convalidar la lógica del mercado. La murga como hecho social, histórico y popular naturalmente se modifica, para seguir siendo testimonio de su tiempo, pero sin aceptar imposiciones de “orden público”, que pretenden presentar como “adecuado para la convivencia” aquello que es “prolijo”. La murga por su esencia y su militancia debe manifestarse contra todo aquello que pretenda vulnerar lo común, los lazos sociales, los vínculos interpersonales, lo afectivo del barrio, esa trama invisible que nos sigue diciendo que somos “nosotros”. Siguiendo entonces el pensamiento de la historiadora Mariana Cantarelli, que será citado textualmente entrecomillas, ponemos a consideración de todos, este posicionamiento: “La calle es el terreno de lo irremediable porque allí se definen los destinos colectivos“. Las políticas neoliberales transformaron el sentido de la calle. “Esta alteración, consiste en su destitución como espacio público y político”. “La calle pierde todo encanto nacional”. En la lógica del mercado, la exclusión social también excluye “las prácticas que hacen de la calle un espacio socialmente compartido”. Las propuestas de organizar lugares específicos de actuación, se basan en esta lógica que justifica la necesidad de encontrar otros espacios más seguros, cómodos y ordenados. ¿Por qué? “El agotamiento del espacio publico destituye a la calle como zona de Encuentros y la transforma en un sitio fundamentalmente amenazante”.Y en esta lógica aparece un nuevo fenómeno, a saber, “incluidos y excluidos, comparten una exclusión: la calle ya no es una institución de la dinámica actual”. La calle es percibida como un espacio amenazante, provocando “la reclusión de los incluidos por temor a los excluidos y la expulsión de los excluidos.”El hombre de las grandes ciudades, se ha transformado en un consumidor, que no quiere ni necesita arriesgarse a transitar por las calles y menos a permanecer en ellas. Internet, celulares, deliverys facilitan el no salir. “la calle lentamente se despuebla”, “la calle se vacía”. Y aparece el fenómeno que ahora estamos vivenciando como murgueros, “el desvanecimiento del espacio como espacio publico, la calle nacional desaparece”. “En este sentido, no hay calle hasta que una estrategia la obligue a existir y consistir”. Entonces somos nosotros los que debemos preguntarnos, ¿como hacer para devolverle a la calle su condición anterior? “Habitar la calle en condiciones contemporáneas, quizás requiera no solo abandonar la fascinación del consumo hogareño, sino fundar un oasis en ese desierto .De no ser así ya no podremos salir a jugar a la calle”. Parecería entonces que las murgas actuales deberían organizar estrategias capaces de darle un nuevo sentido a todo esto, consiguiendo que los vecinos, vivencien la calle como un espacio amigable, y se permitan disfrutar caminado por las veredas del barrio bajo el cielo de su ciudad, pisando el empedrado y el asfalto de las avenidas, calles comunes y cortadas, sin que esta situación los perturbe y los atemorice. Desconocer esta realidad, y seguir imaginando una sociedad que ya no es, obstaculiza la posibilidad, de mantener la murga en la calle. Ahora bien, como murgueros del siglo XXI debemos también visualizar cuales otros espacios son considerados públicos y equivalentes a” la calle”. ¿Por qué?, porque nos resultaran, eslabones intermedios necesarios para lograr, nuevamente, una calle internalizada como “espacio social”. Aparecen entonces, otros lugares, simbólicamente asociados: plazas, clubes de barrio, patios de cemento, terraplenes, fábricas recuperadas, terrenos vacíos, espacios comunitarios. Se trata entonces de sumarlos a la propuesta,”porque cada vez hay menos espacios invitadores. En la ciudad hay una creciente profusión de fronteras internas que la dividen. Los sectores menos privilegiados están desmonetizados, cada vez tienen menos movilidad, viven casi en experiencias de guetos, encerrados en sus barrios. La clase media está crecientemente atravesada por la desconfianza que surge de la sensación colectiva de la inseguridad.” Explica Urresti, profesor de Sociología de la Cultura. Por lo tanto estos espacios deben ser incorporados a la militancia murguera devolviéndoles la identidad necesaria para reposicionarlos como espacios públicos. Devolviendo el sentido de común de Encuentro que se ha perdido…”
Cuenta Paola de la murga Piedra Libre de la Ciudad de Cutral Co, Provincia de Neuquén: “…Estamos más que felices dado que este fue el primer año que pudimos ser parte de Suardi. La verdad, un placer inmenso... Creo que no alcanzan las palabras... Ya que en el sur no contamos con Encuentros de estas dimensiones.... Somos muy pocas las murgas en la provincia y no contamos con la capacitación ni contactos con murgas del norte.... A nosotros nos encantó, aprendimos mucho y nos llenó el alma. Gracias…”
Desde Córdoba, Florchas y Gabita hacen llegar sus palabras: “…Ver tanta gente dar sus reflexiones, críticas y demás opiniones, nos incentivó a hacer un paneo general de los pros y contras que como Movimiento Nacional de Murgas tuvimos en la organización de otro Suardi, que como todos y cada uno ¡fue único y muy especial!¡No somos pocos lo que nos paramos en la vereda de enfrente para echar unamirada crítica a lo que nos dejo este Noveno Encuentro Nacional de Murgas!Se han dicho muchas cosas, entre las que destacamos algunas: Por una parte, las dos instancias de organización del Encuentro, que más allá de ser fructíferas en debate y discusión, nos sirvieron para conocernos un poco más y realmente sentir que somos un MOVIMIENTO NACIONAL, con todo lo que ello implica; creemos que se hizo evidente el apoyo entre provincias y eso produjoque en esas dos instancias se pudieran tomar decisiones más que difíciles, pero sumamente necesarias. Sin embargo, en el Encuentro no se respetaron muchas de esas decisiones y creemos que la causa de ello fue que si bien fuimos varios los que estuvimos aportando, no supimos decir cómo o quiénes impulsarían esas decisiones. Además que, de por sí, el murguero por su forma es colgado, o sea se toma su tiempo para todo y eso nos juega muy en contra...Y nos referimos a temas como los horarios destinados para cada actividad, los cuáles, en su mayoría, no fueron respetados y por ende eso atrasó todo el cronograma hasta el punto en que las asambleas se tornaron en su mayoría organizativas u operativas y se perdió un poco la discusión. Y no se le dedicó tiempo a la exposición de lo hablado en cadagrupo de debate de los tres ejes; evidentemente volantes y carteles conhorarios no bastan para intentar cumplirlos y eso es una crítica hacia todos ytodas. Un aspecto a mejorar podría ser profundizar en los volantes y carteles lainformación, aclarando cómo llegar a los lugares de cada actividad e incluso definirel recorrido para las marchas. Por ejemplo: o bien un micrófono o megáfonopermanente que informe y agite en que se active con lo propuesto en elcronograma. Sería interesante recopilar opiniones de vecinos del pueblo a modo dedevolución de lo que significa para ellos el Encuentro para tratar de mejorarnuestra participación e incluirlos cada vez más en las actividades; por ejemplo,evitar ocupar las sillas frente al escenario intentando que se sientan cómodosy disfruten de los espectáculos; se podría charlar la posibilidad depriorizar, en las presentaciones, además de las murgas con niños, a quieneshayan preparado un espectáculo teatral o con una estructura de presentación yaque luego de los rejuntes es difícil remontar un espectáculo después detanto agite y algarabía. Una reflexión que se nos plantea antes de ir a Suardi es el "por qué" del Encuentro y, aunque parezca una pregunta reiterativa, es necesaria para seguirconstruyendo y definir los intereses u objetivos de cada murguero y murguera. Replantearnos si vamos a realmente construir, a compartir experiencias, sólo a presentarnos, o sólo a festejar el nuevo año murguero. Esto nos facilitaría nosólo la organización previa del Encuentro sino también la construcción de unMovimiento Nacional... Un claro ejemplo se nos viene a la mente cuandorecordamos las siete mochilas y los dos redoblantes ¡¡¡ROBADOS!!! Qué no es un dato menor. Quizás, las discusiones y encontronazos entre murgueros como así también el bardo en plenas presentaciones sean un devenir de que esto aun noesta definido. Esas situaciones nos restan puntos en nuestra construccióninterna y en la imagen que proyectamos (conscientes o no) hacia el público. Sicada uno respetara los veinte minutos que le corresponde podríamos ayudar a frenarlo y hasta prescindir de las Viejas Barredoras, que recibieron puteadas y hasta alguna que otra patadita (¡¡¡no inocente!!!) Con estas reflexiones no queremos que nadie se sienta tocado ni mucho menos agredido, sino traer a colación algunas cuestiones a tener en cuenta y que estaría bueno rever para que no se repitan ya que pretendemos mejorar año a año nuestra participación.... Y aun más el próximo Suardi, en el que se cumplen diez años de Encuentros, y sabemos que va a ser ¡zarpaaadoooo! Por esto necesitamosde parte de todos y todas, mayor predisposición y buena onda... Si bien hicimos hincapié en los aspectos negativos del Encuentro, no podemos negar que como siempre vivimos tres días únicos e irrepetibles y que agradecemos a todos y todas por la fiesta que llevamos, por las birras compartidas, por las quemas (en todo sentido) y por seguir sumando a la identidad murguera… Esperamos reencontrarnos en cada juntada, y en cada ensayo ¡¡¡para seguir con esta alegre rebeldía!!! Desde Córdoba compartimos un poco lo que estamos charlando y esperamos que sirva y repercuta en cada uno y que nos cuenten sus experiencias y discusiones. Con mucho cariño murguero…”
Fanty de la murga Falta un Tono de Jujuy arrima su opinión: “… [Quiero] contarles lo bueno que estuvo Suardi. Loco, es un sueño ese Encuentro; es la segunda vez que vamos con los pibes de la Falta y es genial. A mí, por lo menos, me volvió a impactar la integración, la humildad y el compromiso de las murgas. Conocí muchos nuevos personajes y me olvidé de saludar a otros que andaban por ahí pero nunca los encontré, gente conocida. Suardi es el monumento viviente a la murga. Seeee, el Woodstock de Momo, perdón por exagerar. Gracias por los comentarios acerca de la participación de Falta un Tono en Suardi. Nosotros avanzamos despacito y seguimos alimentándonos de lo grosas que son las murgas del sur, de las más chicas hasta las más grandes, aprendemos cada día más. Saludos a los murgueros de Mendoza, de Córdoba, de Neuquén, Los Locos, Atrevidos por Costumbre de Palermo, Atacados por la Santa Risa, Desacatados, los pibes de Bragado (no me acuerdo el nombre de la murga) y, bueno, me voy a olvidar de muchos, seguro… Saludos a todos los que organizaron. ¡Papá! ¡Se pasaron! ¡¡¡Muy bien los Sin Careta y los demás!!! Me despido porque se hace extensa. Se vemos cuando se encontremos… ¿¿¿Quizás en Tilcara??? Los que se animen en enero. ¡Chau che!”



Fotografía tomada de la Red de Fotologs Murgueros (fotolog.com/murgacachivache)



Es el turno del Colectivo Murguero Cachivache que proclama[xi]: “…Lo que tenés que entender es lo mágico; se acercan murgueros de todas partes a compartir los viajes; verás fotos en Rosario con los Cachicordobeses y los Cachimarplatenses y demás está decir las Cachizona norte, sur y oeste de diferentes murgas. Logramos unir, aprender y compartir momentos inexplicables…” “Bueno, ¿cómo empezar? Significa tantas cosas… Cachivacheando las Calles es esa fantasía que teníamos muchos murgueros amigos para poder salir todos en la misma murga, un murgón donde la fraternidad e igualdad son moneda corriente. Es un sentimiento de colores, cada color es un sentimiento, se comparte, se mezcla; es por eso que cada uno sale con su traje mezclándose en un baile de distintos matices y formas… Bailamos los caminos, andamos nuestros sueños, somos húsares de Momo en una cruzada cultural, curtimos arte y demás yerbas... ¡¡¡No creemos en la competencia ni allí!!! Sí creemos que somos los mejores porque somos todos, sos vos y también yo, ellos, nosotros y ustedes. Cachivacheando es de quien quiera, como diría Jesús: “Busca en tu corazón, que es murguero. Y él late como un parche de Cachivacheando, que suena como un corazón.” “…Qué bella y cachiva imagen la de Santi y la del Okibambito durmiendo encima mío en el medio del corso... Divinos. (… ) Todos pero TODOS tenemos un cachiva adentro. (…) Cada uno elige vivir la murga como más le hace feliz. A mí ustedes siempre me mostraron la felicidad en todo momento y siempre me hicieron sentir cómoda y por eso los elijo como mi manera de murguear y como mis amigos...” “…Gracias a Cachivacheando las Calles conocí gente increíble... Viví cosas alucinantes... Y aprendí que la distancia no es estar lejos, que hay muchísima gente de otros lados que piensan igual o parecido (como también hay muchos que piensan muy diferente) pero todos queremos lo mismo, todos somos murgueros y todos, más allá de las diferencias, aportamos desde nuestro lado…”[xii] “[Tiene que ver con] el ser todos iguales, el compartir, no importa de donde seas, ni colores, ni nombre, ni murga, ni edad, ni provincia NO IMPORTA ABCOLUTAMENTE NADA... Importa que todos queremos lo mismo... y Cachivacheando muestra eso además de la imagen que a muchos no les gusta (que en definitiva es lo que muchos hacen, sólo que potenciado). Entonces, ¿por qué ver sólo la parte que NO gusta? ¿Por qué no analizar la otra parte? La que muestra que seas de donde seas y como seas, podés unirte a esa familia murguera…” “Sólo el que vivió o compartió algún fernet, algún viaje, alguna matanza o asado, sólo ese sabe lo que se siente ser ¡¡¡CACHIVACHE!!! Los que no vivieron alguna de las tantasssssssss giras o caravanas no va a entender que no sólo es escabiar, tocar el bombo sin parar o joder. (…) SER CACHIVACHEEEE [es] compartir y sentir esa emoción que te provoca la murga, que hace que te salgan las lágrimas… Yo tuve la suerte de compartir varias Cachigiras y fueron una mejor que otra... La solidaridad entre murgueros es increíble y de a poco fueron cambiando esas cosas que molestaban para hacer ¡¡¡una murga que ama murguear!!!” “… Detrás de estos trajes que ustedes están viendo, no se imaginan lo que es ser murguero. El viernes nos fugamos, el domingo volvemos, con la mirada triste de una madre. Ella reclama todo. Yo no puedo explicarle lo que estamos viviendo en cada barrio…” “...el que compartió un viaje Cachi y convivió con toda esa gente maravillosa que vive siempre a full y no deja de vivir la vida a pura fiesta no sabe nada de nada la murga es fiesta y eso es lo que hacemos los Cachis vivir de fiesta ¡¡¡porque somos murgueros!!!” “…Respecto a los Cachis, es algo que no se puede explicar, no hay adjetivo que diga esto es ser Cachi; es algo tan pero tan lindo, que no se sabe explicar (…) ¡Tantas cosas vividas! Yo hasta ahora no tengo palabras...” “…La verdad es que en nombre de todos los Cachis les pedimos disculpas por haberles quitado el sueño, lo que pasó es que fuimos a un Encuentro donde tenemos un montón de murgas y murgueros amigos de todo el país, que nos cruzamos en Suardi y en algún otro viaje más y es tanta la adrenalina que te genera eso que no podes parar de tocar. Yo creo que es una forma de comunicarnos, te pido también disculpas, si les molesto que estén cocinando algunos el día domingo, hecho un taller de percusión o que hayan tocado la trompeta alrededor del camping o que hayan comenzado el ritual de la quema del muñeco o si en la presentación – en la que pedimos ser últimos – nos excedimos del tiempo. (Fuimos últimos justamente para eso sabiendo que no todos están a las seis de la mañana y sabiendo que la mayoría se excedieron menos los Cachis).” “…Estamos y vamos a todos lados, no sólo en Buenos Aires sino de la Argentina; mostramos lo que es la murga para nosotros; damos talleres; vivimos por la murga; sin murga no sabemos vivir. Es un eslabón clave de nuestras vidas. (…) Es nuestra manera de murguear y vivir y es nuestra manera de construir…” “Están más que invitados a ver cómo es en realidad nuestra movida y manera de pensar; que no nos chupa un huevo todo como piensan y también mata que dejen de echar siempre la culpa a los Cachis. Capaz que es más fácil que encontrar un responsable o de ver que, en realidad todos se prenden y que hacemos cosas productivas los Cachi. Por algo nos invitan a todos lados y somos de todos lados, ¿no? Bah, me pregunto yo. Es un garrón que no sepan entender que es nuestra manera de murguear, como nosotros sí entendemos y respetamos cada manera de pensar y de murguear…” "...Mi paso por Cachivacheando me da lugar a decir que la murga es muchas cosas… Es una expresión infinitamente grande y respetable desde todos los puntos. La murga en general es así, pasa que a veces nos limitamos mucho a nuestro grupo, a NUESTRA murga y los objetivos que esta persiga. La verdad mi paso por Cachivacheando me permitió valorar, entender, perseguir y disfrutar otra faceta de la murga, tal vez la más egoísta porque, a mi entender, no tiene “fines comunitarios” específicos hacia la sociedad, pero como una vez dije, TODOS, y digo todos porque realmente TODOS los que formaron y/o forman parte de Cachivacheando forman parte a la vez de SU murga con la que cada uno desarrollará y llevará a cabo todos los objetivos y o “fines comunitarios”, hacia la sociedad, que SU murga tenga. Por otro lado, creo que lo que cada uno de nosotros siente en una salida de Cachivacheando, es UNICO… es la felicidad más auténtica, más sincera, más pura y real, que se puede sentir porque no hay estructuras que limiten “el bailar”, “el cantar”, “el tocar”; lo único que importa es expresar lo que cada uno siente en el momento y todo sale de adentro, los pasos, los cortes, los gritos, los agites, todo… Y eso para mí tiene un valor muy grande. Creo que mucha gente habló y habla sin saber, sin conocer, sin experimentar, y eso no vale a la hora de calificar porque uno no sabe lo que se puede sentir hasta que lo vive y lo comparte con toda esa gente hermosa. En lo que a mí respecta, nada puede igualarse a una salida con MI murga (Los Colgados De Pompeya – Mar del Plata); en mi murga disfruto como nunca, pero también trabajo y me esfuerzo por y para eso… Cachivacheando me permitió salir un día expresando pura y sinceramente lo que me hacía sentir en el momento y así comencé a compartir sensaciones, sentimientos grosos con gente que tal vez hasta ese momento ni siquiera conocí y con el tiempo, con los viajes, con los encuentros, los micros y demás, empece a conocer a esas personas, a cada una (algo que nunca termina porque cada vez se suman más murgueros… ¿Por qué será…?) Y encontré personas… maravillosas… grosas de verdad… de esas que hay pocas y que valen mucho…. Después cada vez era más esperado el encuentro, la cuenta regresiva para la próxima parada; llenamos el año de reencuentros y despedidas, muchas veces tristes y sinceramente sentidas… Cada vez más… y así surge y sigue creciendo ese lazo, ese sentimiento que hoy en día, en mi caso personal me encuentro tan lejos extrañando y anhelando tanto como a MI murga… Para terminar voy a contarles una anécdota que: en una de las salidas, creo que fue el Correla 2008[xiii], en medio de una de las canciones, una señora me pregunto: ¿De dónde son? A lo que respondí: de todos lados. - Pero, ¿se conocen todos? Es impresionante lo que trasmiten... Eso me quedó grabado porque lo escuche de alguien que no tenía nada que ver y pudo ver eso que tanto sentimos y defendemos. Cuando uno disfruta tanto de algo se ve expresado en todo lo que haga y ese es el espectáculo mas lindo que puede dar un murguero… Sólo imagínense un grupo de sesenta murgueros (¿o más?). A mi entender: Verdaderamente un espectáculo con todas las letras..."

** Agradecimiento especial para Santiago Fillol por su generosa contribución articulatoria en relación a los Cachi-testimonios.


[i] Se refiere a la localidad de Brinkmann en Santa Fe, muy cercana a Suardi, y a la murga Rinconcito de los Sueños llevada adelante por Julia Elena Tiranti.
[ii] Fuente principal para este testimonio: Fotolog de la murga Escalando Sin Remedio de Remedios de Escalada integrante de la red de fotologs murgueros del grupo ¡Dale Murga!
[iii] Notas a las Doce Inquietudes
(a) Cuando menciona las reuniones de Murgas Independientes se refiere a las que ese espacio sostiene periódicamente, habitualmente los días martes.
(b) Las presentaciones a las que hace referencia son las actuaciones que las murgas participantes realizan durante el Encuentro de Suardi.
(c) La desaparición de la murguera a la que alude es la de Johana de los Angeles Escobar de Los Girosos de Pompeya acaecida el 16 de julio de 2007 encontrándose todavía sin paradero al momento de esta comunicación. Habiéndosela hallado en la frontera con Bolivia, la niña regresó finalmente a su hogar luego de un mes.
(d) Los plenarios son parte integral del funcionamiento del Movimiento Nacional de Murgas
(e) El texto sobre Suardi de Sope de la murga Escalando Sin Remedio puede leerse también en esta recopilación ut supra.
(f) Cachivacheada, Murga Cachivache, Cachivachear, Cachivacheando y otros derivados son neologismos incorporados recientemente al universo murguero en (auto)referencia y (auto)definición de un estilo específico de participación en él.
[iv] http://www.clarin.com/diario/2008/08/18/sociedad/s-01740290.htm
[v] Se refiere al Encuentro anual en suelo cordobés, La Revuelta Murguera.
[vi] Idem (2)
[vii] Alude a la gran cantidad de fotologs en la web que reflejaron el paso de los distintos conglomerados murgueros por el Encuentro. Esta y las demás menciones de dicha cuestión pueden verificarse siguiendo los enlaces en http://www.fotolog.com/dalemurga
[viii] En referencia a que aun cuando la fecha consensuada es la del mes de octubre el Encuentro de 2008 se adelantó para agosto por cuestiones relacionadas con el calendario de feriados nacionales.
[ix] En Buenos Aires.
[x] Toro aclara que lo enviado es textual de lo que se escribió en los grupos aunque sería importante que los que allí estuvieron también, amplíen y corrijan lo que les parezca.
[xi] Fuente principal para este testimonio: Red de Fotologs Murgueros, en especial la relacionada con aquellos espacios fundados en derredor del micromundo Cachivache y Cachivacheando las Calles.
[xii] El Colectivo Murguero Cachi habría nacido durante un viaje de Buenos Aires a Mar del Plata para el festejo de cumpleaños de la murga Desorbitados el 25 de noviembre de 2006.
[xiii] Se refiere al Encuentro Cultural Correla Que Va En Chancleta.