viernes, 10 de septiembre de 2010



Murgas en Jujuy

Por Graciela Zavala (La Torda)
Inspirada por los textos de Ramiro y de Pupita, escribo sobre el viaje a Jujuy. Hablo del viaje que fuera organizado por Centro Murga Los Pitucos de Villa del Parque y Devoto. Sacamos un micro entero con integrantes de nuestra murga y murgueros de Pasión Quemera, Zarabanda Arrabalera, Descarrilados, Lunáticos del Arrabal, Eléctricos de Agronomía, Me Caigo y me Levanto, Los Habitués y Poseídos por Momo. También se sumaron integrantes de la Asamblea de Flores.


Los murgueros eran de todas las edades; seis niños, dos años el menor de ellos y hasta las PAMI, marcando todo el arco generacional. Veinticuatro horas de conviviencia obligada saliendo de la cortada el viernes 16 julio a las 23.30 hs. y llegando el 25 a las 23 hs. a una Purmamarca nevada y con diez grados bajo cero. De allí en más, el intercambio crece en calidad, compartiendo inevitablemente sueños y laburos de base, experiencia murguera y compormiso social.

¿Para qué viajamos a Jujuy? En cualquier folleto pueden encontrar lo concreto pero les aseguro que se viaja porque se tiene la certeza de que la murga porta consigo la posibilidad de no callar. De que el latido de los bombos anuncie por donde pasa que algo pasa. Posibilita con su sola presencia demostrar que el pueblo está y sigue y sigue y sigue. Porque la murga manifiesta que nada debe quedar en silencio. Se viaja porque la murga debe estar en cada acontecimiento donde la memoria y la defensa de derechos de los silenciados se sostenga.





Para eso vamos a marchar conmemorando el Apagón de Ledesma, en esa ciudad jujeña donde, aún hoy, se teme. Esto, Pupita, te estremece el alma; aún hoy los sobrevievientes nos decían que volvamos el año que viene porque es la única manera de que ellos se animen a salir. Y porque si algo les pasara ahora, estaban convencidos de que nosotros seguiríamos reclamando.

Lo cierto es que la primer escala es Purmamarca, donde en cada asamblea se comparte para qué se vino, por qué, qué signifca para cada uno de nosotros la parte del compromiso social de los murgueros. Días después nos vamos a Ledesma y ahí nos sumamos a las marchas y a los actos que organizan las Madres y demás organizaciones de Derechos Humanos.




En esa marcha están también otras murgas que viajan por su lado como algunos Verdes de Monserrat y los de Que Pacha Mama. A la llegada de cada marcha que se realiza desde Calilegua a la plaza de Ledesma - son diez kilómetros por la ruta - se hace un acto en la plaza junto con muchas organizaciones barriales de allá.


Y otra vez más pude ser testigo de cómo es considerada la murga actor necesario en estos acontecimientos. Cómo es capaz de integrarse rápidamente porque comparte el lenguaje de base de cualquier otra agrupacion artistica de cualquier otro territorio. Todas las noches comidas compartidas, lavar platos, tomar mate y otras yerbas y reir y emocionarse permanentemente.


Y para terminar todo, pasamos el último día en San Salvador, compartiendo con las murgas de allá, en un corso organizado en un galpón del ferrocarril. Luego la asamblea de cierre, dónde se comparten las sensaciones vividas y las nuevas motivaciones generadas por esta experiencia. Y subir al micro de vuelta con las otras veinticuatro horas que nos esperaban.





Una semana después desembarcamos en nuestra ciudad nuevamente. Todo este viaje es cansador porque se viaja en un micro bueno pero que no es coche cama; porque la estadía allá es en escuelas, en bibliotecas y en locales de organizaciones de Derechos Humanos; porque todos hacen todo: se cocina para todos, todos ordenan. Se duerme en bolsas de dormir. (¡¡¡hacía muuuuuuucho frío!!!!) y todos los murgueros y murgueras nos cuidamos entre todos.

La síntesis es muy personal; este fue mi primer viaje. Mi intención es poder transmitirles la pluralidad de posibilidades que da pertenecer a una murga. La certeza de que la condición de murguero trasciende lo artístico; la vivencia de cómo las miradas de los otros - aún de los que están lejos con una manera diferente de expresión - dan cuenta de un lenguaje universal: ese que cuenta lo que le pasa a la gente.



Compilación y edición de Pupita La Mocuda

1 comentario:

  1. The city of Danbury's metro options into NYC, give anyone in New Milford, Newtown, Bethel, New Fairfield and Sherman options for travelling south. First, ready mixed concrete in Sunderland can help you get your construction job done faster. Repairing larger cracks or holes in driveways takes a little more time and preparation.

    ResponderEliminar